Tucucu.com
ACTUALIZATE CON Recetas de Pudines de Navidad Deliciosos | Secretos para reafirmar la piel | Reymont Presenta Su Nuevo Sencillo “Y Nunca Pudo Ser” | 16 selecciones se suman al Mundial de la FIFA | Video: Amante escapar por la ventana al ser descubierto por esposo de la mujer | Las esculturas de Strange Matter Pierre muy alucinantes | Arroz de plástico hecho en China para engañar a consumidores | Cómo saber si tus pilas alcalinas están cargadas o no | Chloe la nueva niña que trabajara en Google. | Lugares asombrosos: Lago Retba, Senegal |

Bloquean la «hormona del hambre»



Investigadores de la Universidad Johns Hopkins han probado exitosamente en ratones un tratamiento que bloquea lagrelina, más conocida como «hormona del hambre», y que, además de ayudar a controlar el peso, puede tener otros beneficios metabólicos.

Publicidad:

También puedes leer: Cómo ahorrar agua con un pote plástico en casa

Según un artículo que se publica hoy en la revista Science, Brad Barnett y sus colegas del Departamento de Farmacología y Ciencias Moleculares diseñaron un compuesto que interfiere con la grelina, una hormona de los mamíferos que, entre otros efectos, promueve el aumento de peso por el estímulo del apetito.

Estudios anteriores establecían que los niveles en la sangre de esta hormona son más bajos inmediatamente después de la ingestión de comida y aumentan gradualmente durante el ayuno. Asimismo, los científicos habían determinado que los niveles de grelina son más altos en las personas delgadas en comparación con las que sufren obesidad.

Publicidad:

Por otra parte, la grelina no actúa a menos que incorpore un ácido graso que debe ser añadido por una enzima denominada aciltransferasa-O-grelina (GOAT, por sus siglas en inglés). El equipo de Barnett decidió diseñar un compuesto al que denominó GO-CoA-Tat, que inhibe la GOAT, y lo inyectó en ratones a los que se alimentaba con dietas de alto contenido en grasas. Así comprobaron que el compuesto mejoraba la tolerancia de los ratones a la glucosa y demoraba la ganancia de peso sin que se redujera la cantidad de comida ingerida. De acuerdo con los investigadores, esto indica que el compuesto afecta el metabolismo en lugar de disminuir el apetito.

Los autores señalan que el tratamiento requiere repetidas inyecciones de GO-CoA-Tat y que, por lo tanto, es poco probable que se desarrolle como un medicamento para la obesidad humana. Sin embargo, la importancia del estudio radica en que ha establecido que la GOAT es un blanco potencialmente valioso para el desarrollo de esfuerzos futuros hacia un tratamiento de la obesidad.