Según estadísticas del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (Ccpjp), Caracas es la ciudad más violenta del mundo desde 2015, de acuerdo a la cantidad registrada de asesinatos, enfrentamientos y operatividad de peligrosas bandas delictiva.

También puedes leer: Golpes, descargas eléctricas y abusos sexuales: Tamara Sujú relata el brutal esquema de torturas del régimen chavista

Conflictos armados, violencia doméstica, intolerancia y abusos en contra de personas –incluidos niños- conforman algunos de los elementos que caracterizan a un sector geográfico como violento, de acuerdo con estudios del Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV).


De acuerdo a datos compartido por la OVV y fuentes extraoficiales de un ministerio, comparados por El Nacional, La Cota 905 es una zona con altos índices de violencia y la «excesiva» operatividad de bandas criminales en esta zona hace que se convierta en un territorio de constantes enfrentamientos armados, principalmente, entre grupos delictivos y fuerzas policiales. Residentes de El Paraíso y Montalbán se ven afectados por esta situación.

El Valle, El Cementerio, Gramoven, Los Magallanes y Antímano son lugares del municipio Libertador, oeste de Caracas, que, según el OVV, figuran entre los más violentos Los cuerpos de seguridad están atentos a un perímetro ubicado entre La Yaguara y el casco central de Antímano, donde las bandas armadas cometen más fechorías. Lo mismo ocurre en el suroeste de la capital, en la avenida Intercomunal de El Valle, Los Jardines y el barrio San Andrés.

En el este de Caracas, específicamente en el municipio Sucre, se encuentra una de las barriadas más  grandes y peligrosas. San Blas, El Carpintero, San Pascual de Mesuca, José Félix Ribas y Las Pedreras son algunas de las zonas “más candela” de Petare. Las bandas de esta zona se dedican al robo de vehículos y asaltos y operan desde Filas de Mariche, en la Autopista Gran Mariscal de Ayacucho, hasta Turumo y Parque Caiza, de acuerdo a lo reseñado por El Nacional.

También puedes leer: Golpes, descargas eléctricas y abusos sexuales: Tamara Sujú relata el brutal esquema de torturas del régimen chavista

La delincuencia en Petare se ha extendido a Macaracuay, La Urbina, Boleíta y El Llanito, donde este año se tendieron una cantidad más elevada de hechos de violencia. Además, en las zonas Ojo de Agua y Santa Cruz del Este “se han elevado los índices de violencia”, indica una fuente al medio. 

Visitas: