Tomarse una selfi o autorretratos para las redes sociales no parece suponer ningún riesgo; sin embargo, varias personas han perdido la vida al tratar capturar una instantánea, tal como es el caso de Toni Kelly, de 24 años, quien murió al caer del segundo piso de un edificio.

También puedes leer: ¿Serás Dama de Honor y no sabes qué vestido usar? Esta publicación es para ti

La joven neozelandesa se encontraba disfrutando de unas vacaciones en Londres cuando se asomó por el segundo piso de un edificio para tomarse una selfi y, repentinamente, cayó al vacío. La caía le ocasionó una grave contusión en la cabeza que, luego de estar una semana hospitalizada, le causó la muerte. 


Familiares y amigos de Kelly tuvieron que crear una página de donaciones para poder cubrir los gastos de traslados hasta Nueva Zelanda. La describieron como una mujer muy feliz y que le gustaba viajar, reseñó 0800 Noticias. Antes de morir, el último deseo de la joven fue que sus órganos fueran donados para salvar a otras personas en Reino Unido.

Visitas:

Tomarse una selfi o autorretratos para las redes sociales no parece suponer ningún riesgo; sin embargo, varias personas han perdido la vida al tratar capturar…