Tucucu.com
Todas las efemérides, fechas patrias, aniversarios y conmemoraciones de Venezuela | Lugares terrorificos: La Granja Bell | Cómo ser la mujer mas deseada por los hombres | Aprende como realizarte la Manicura Europea  | ¿A dónde hay que ir? Madonna promete sexo oral a quien vote por Clinton | Jugo de jengibre en la lucha contra la artritis y la osteoporosis | Bring Me The Horizon publica nuevo video para el tema «Oh No» | Una empresa del sexo con muñecas sexuales se abre en Barcelona. | Jhoabeat nos muestra en colores un estilo musical de percusión vocal: El Beatbox | Ladron de Tumbas Estadounidense |

¿Dónde están los clavos de Jesús?


Antes ya había descubierto junto con James Cameron ‘el sepulcro olvidado de Jesús‘, ahora dice haber encontrado dos de los clavos con que Cristo habría sido crucificado. El cineasta canadiense Simcha Jacoboci, a unos días de que comience la Semana Santa católica, presentó en Jerusalén un documental que da cuenta del supuesto hallazgo.

Publicidad:

También puedes leer: Mira lo que se dijeron alguna vez Einstein y Chaplin

La cinta comienza por revisar una tumba del siglo I en Jerusalén identificada como el lugar donde se dice fue enterrado Caifás (quien, señalan los evangelios, preside el juicio de las autoridades judías a Jesús antes de entregarlo a Pilatos). Descubierta en 1990 durante trabajos de construcción en una colina, entre otros objetos la tumba habría contenido osarios y los clavos, pero estuvieronperdidos dos décadas y Jacoboci dio con ellos en un laboratorio de Tel Aviv. ¿Qué tendrían que hacer los clavos de Jesús en la supuesta tumba de quien lo entregó a los romanos? La razón, argumenta el cineasta, es porque al final Caifás se convirtió al cristianismo.

Al respecto, la Autoridad de Antigüedades de Israel señala que «es bastante habitualencontrar clavos en las tumbas de esa época, se usaban para grabar en el osario el nombre del muerto, por lo que la afirmación de que esos clavos tienen otro significado carece de fundamento y es producto de la imaginación. Esas teorías no tienen ningún fundamento arqueológico o científico».

Publicidad: