Tucucu.com
¡Ñumi Ñumi! Deliciosas y ricas torticas de auyama | Los Famosos y sus mascotas excéntricas | Por esta razón, Miss Islandia renuncia a la corona | Trabajos en dibujos hiperrealistas de Zaria Forman | ¡Impresionante! 5 años de grabaciones al Sol resumidos en 5 minutos (Video) | Campaña de preservativos para los súper héroes de hoy | Mira como esta niña anima a su papá para que le haga un súper peinado | 31 accesorios que toda chica usó en los 90s | Lás nuevas células de litio darán doble vida a la pila de tu teléfono | ¿Qué es la Enfermedad Celíaca? |

¿Fumar quita el hambre?



La nicotina estimula a las mismas neuronas de la región del cerebro llamadahipotálamo encargadas de comunicar al organismo que ha consumido suficientes alimentos y está satisfecho, es la razón por la que los fumadoresbuscan cigarrillos cuando tienen hambre o sienten que comienzan a subir de peso.

Publicidad:

También puedes leer: ¿Hasta que la muerte los separe? Seis razones por las que las parejas se divorcian

Estos receptores son distintos de los encargados de reactivar el ansia por fumar. Así, podría conseguirse el efecto de supresión del apetito sin tener que estimular los centros de recompensa del cerebro.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale descubrieron este mecanismo y su estudio lo publican en Science.

Publicidad:

Comprender los mecanismos neurobiológicos subyacentes a los efectos anoréxicos de fumar podría conducir al desarrollo de nuevas terapias de control de peso o para reducir el tabaquismo. Fumar, indican, disminuye el apetito y fumadores lo utilizan para no subir de peso. Pero «lo que queremos es ayudar a la gente a mantener su peso corporal una vez que hayan dejado el hábito, y quizá ayudar a los no fumadores que están luchando contra la obesidad«, indica la encargada del estudio, Marina Picciotto.

En experimentos con ratones, al analizar los efectos de un poderoso fármaco antidepresivo, los científicos notaron que activaba a un tipo específico de receptor niconítico (localizado en lasuperficie de las neuronas) el cual a su vez activaba a neuronas en el hipotálamo llamadas células proopiomelanocortina (POMC), involucradas en la obesidad.

Los ratones, al probar el fármaco experimental, comían menos que los no tratados. Y cuando se les suministraba nicotina, los que tenían desactivadas las células POMC no perdían peso, pero sí aquellos con las células normales.