Tucucu.com
15 ilusiones ópticas que te dejarán sin palabras | Faith No More estrena – Sunny Side Up | Video Oficial | WIFI en todas las zonas urbanas de manera gratuita en Europa para el 2020. | ¿ Sabes que es la anorgasmia masculina? | 10 curiosidades sobre los ojos que no sabías | Relato de terror: La ciudad fantasma de Brasil | Estos han sido todos los ESCRACHES a chavistas | Tecnología: Cargador Solar para tu teléfono | ¿tienes el armario hecho un desastre? Mira estas 15 ideas para organizarlo | La roca del equilibrio perfecto |

¿Los peces beben agua?



Parece la típica pregunta que nos hacen los niños en alguna ocasión. ¿Beben agua los peces? Una incógnita que a pesar de su aparente sencillez, dispone en realidad de interesantes matices que bien merecen un espacio propio en Supercurioso.

Publicidad:

También puedes leer: Esto pasa cuando alimentas pirañas

¿Te lo has preguntado alguna vez?  ¿Conoces quizá la respuesta? Si es así tampoco te importarás sumergirte una vez más con nosotros y bucear hasta los fondos marinos y los lechos de los ríos en busca de respuestas. La naturaleza, siempre maravillosa, dispone de increíbles datos que merece la pena descubrir cada día…

Peces de agua dulce y peces de agua salada

Peces que viven en los ríos y peces que habitan en el mar. Ahí se halla el verdadero enigma de esa cuestión. Puede que en alguna ocasión, al acercarte a un río, hayas visto una preciosa perca ribeteando la orilla y abriendo su enorme boca como si estuvieran bebiendo agua, pero no te equivoques. No lo hacen, se limitan solo a respirar porque, en realidad, los peces de río no beben agua, a diferencia de los de mar. Es decir, los de agua salada.

Publicidad:

Puede que ahora de pronto te haya venido a la cabeza el estribillo de ese famoso villancico, ya sabes: “Pero mira cómo beben los peces en el río (…) beben y beben, y vuelven a beber..” Desconocemos quién lo hizo famoso con tan errónea letra porque, según nos dicen en el Departamento de Zoología y Antropología de la Universidad Complutense de Madrid, los peces de agua dulce no beben agua.

¿Y por qué razón? Tiene su lógica: los peces de los ríos disponen en sus organismos de mayor concentración de sales que el propio medio que les rodea. Es decir, su sangre cuenta ya con bastante sal, lo cual les permite poder pasar sin tener que consumir agua. Y aún más, sus cuerpos también son ligeramente diferentes a los de sus hermanos que habitan en los amplios océanos. Los peces de río disponen de diferentes tipos de barreras en su piel que los hacen casi impermeables;  pero a pesar de ello, el agua entra levemente y mediante osmosis a su cuerpo.

Las branquias absorben sales, a la vez que sus riñones, filtran el exceso de agua que no necesitan en un tipo de orín curiosamente fluido. Si no lo hicieran, si no expulsaran esa agua que entra por su piel, fallecerían. Explotarían por un exceso de agua que no necesitan.

¿Y qué ocurre con los peces de nuestros mares? Ellos sí beben. De hecho, ocurre lo contrario que con sus hermanos de los ríos. Sus cuerpos, en este caso, apenas disponen de concentración salina, a pesar de que el medio que les rodea es altamente salado. Los peces de mar tienden a perder el líquido que entra en sus cuerpos y siempre disponen del riesgo de morir deshidratados, como es el caso de los besugos o las merluzas.

Los peces de río no necesitan beber agua

Orinan muy poco, y cuando lo hacen expulsan demasiada sal, con lo cual, se deshidratan, de ahí la necesidad de beber casi a cada momento. Como curiosidad te diremos que quien lo tiene más complicado es el “señorsalmón“. Como ya sabes, estas fascinantes criaturas viven a lo largo de su vida en dos medios diferentes, primero en las aguas dulces de los ríos donde nacen, para después, viajar hasta los mares, al agua salada.

¿Y qué hacen entonces los salmones? Adaptarse. Y el cambio es sencillamente fascinante: primero evitan beber agua porque sus cuerpos ya disponen de bastantes sales, más tarde, al llegar al mar, expulsan el exceso de sal a través de las branquias, un proceso que de inmediato les hace producir células nuevas, a la vez que se ven obligados a tener que beber agua para equilibrar su organismo al nuevo medio.

Algo, como puedes ver, realmente fascinante. Así pues, la respuesta sobre si los peces beben o no beben agua era mucho más compleja de lo que pensábamos. Algo que merece la pena saber, sin duda. Pero ¿te apetece quizá saber más cosas sobre nuestros océanos y sus maravillas?