Tucucu.com
¿Un producto que elimina las arrugas en dos minutos? Conócelo aquí | ¿Quieres caerle bien a la gente? El FBI te enseña cómo | U2 tratados como unos desconocidos en Nueva York | Thysania Agrippina, la mariposa más grande del mundo ¡impresionante! | El chocolate nos hace mas inteligentes.. | El Premio a los padres del año | Vídeo: Demostración del exceso de azúcar en la Coca-Cola | Evolución y domesticación del perro como lo conoces | Hermosa bulldog reacciona ante una escena de terror (Video) | Esto Es Lo Que Pasa Si Te Lavas El Cabello Con Coca Cola |

Perros que vomitan en el carro


A muchos dueños de perros los viajes en carro con sus mascotas son un verdadero calvario. Apenas han salido de la casa y el perro ya está vomitando. Pare el carro, saque al perro, límpielo, limpie el vómito, vuelva a meterlo todo dentro del carro. No es de extrañar que en estas circunstancias el dueño evite viajar con el perro porque algunas veces esto es sencillamente imposible. Hay que llevarlo al veterinario, salimos de fin de semana, lo llevamos al campo, etc.

Publicidad:

También puedes leer: Evolución y domesticación del perro como lo conoces

¿Y qué hacer cuando nos vamos de vacaciones? ¿Lo dejamos en casa?
Esto parece casi una situación desesperada pero no lo es. En muchísimos casos los vómitos dentro del carro tienen solución.

¿Sabe que 1 de cada 6 perros se marean cuando viajan?
El mareo es un problema muy común en los perros que viajan, sobre todo en los más jóvenes.

Publicidad:

Para poder solucionar el problema hay que entender qué es lo que hace que nuestro perro vomite.

En el caso de los perros el vomito suele producirse por 2 razones principales: una respuesta física al movimiento o una respuesta física a la ansiedad.

El perro vomita por una respuesta física al movimiento: Igual que en los humanos, el mareo es producido por un desacuerdo entre la vista y el oído interno, centro de nuestro equilibrio.Cuando más joven es el perro más sensible es a ese desequilibrio.

El perro vomita por una respuesta física a la ansiedad: La ansiedad al viaje en carro suele producirse debido o a la falta de experiencia del perro con los carros o a una mala experiencia del perro en un viaje anterior.

Falta de experiencia: Puede ser que nadie haya pensado en familiarizar al perro desde cachorro y por lo tanto las primeras experiencias del perro lleguen tarde.

Desde el punto de vista del perro la experiencia debe registrarse de manera bastante aterradora: ¡… de un monto a otro lo encierran en una caja pequeña, que se mueve y lo zarandea de un lado a otro sin avisar!… No es de extrañar que esta experiencia no le guste y que se sienta nervioso.

Mala experiencia: La ansiedad puede ser producida también por una asociación negativa. Si un cachorro vomita poco después de empezar su primer viaje, esta primera experiencia marca un precedente para futuros viajes, causando aprensión a subir al carro en expectación del vómito, incluso en edad adulta.

El perro asocia el carro con sensaciones desagradables y se vuelve más propenso todavía a vomitar. Otra mala experiencia puede ser producida por el perro al que sólo lo suben al carro para ir a sitios desagradables para él como al veterinario, etc.No será de extrañar que el perro se estrese cuando vea el carro porque ya sabe lo que le espera.

¿Cómo diferenciar una causa de la otra?
Es muy complicado saber si el mareo de su perro se debe sólo a una causa física o si además se juntan factores emocionales como la ansiedad.

Algunos casos son muy claros, aunque son los menos. Si un perro que está tranquilo de repente sin más se vomita es muy probable que su mareo tenga una causa totalmente física.

Si sospecha que ésta es la razón por la que vomita su perro le aconsejamos que consulte con el médico veterinario, ya que existen algunos medicamentos que pueden ayudarlo a superar este problema.

(¡Nunca le dé medicación para humanos a un perro!) Normalmente los casos no son tan claros ya que los perros propensos al vomito aprenden rápidamente que los viajes en carro son poco placenteros, por lo que pueden empezar a mostrar señales de ansiedad tan pronto como se dan cuenta de que los van a meter en el carro.

Existen perros tan traumatizados por los viajes que llegan a vomitar antes incluso de subirse (caso claro de perros que se estresan tanto que vomitan). Reconocer los síntomas:

¿Cuáles son los síntomas del mareo causados por la ansiedad?

  • Babeo excesivo (esto es debido a un exceso de saliva)
  • Jadeo
  • Lamerse los labios
  • Inquietud
  • Ansiedad
  • Temblor
  • Arcadas
  • Vómito

Los síntomas varían de perro a perro: algunos perros muestran todos los síntomas, otros sólo unos pocos o sólo uno dependiendo del nivel de ansiedad de cada perro y de su forma de manifestar esa ansiedad.

Los viajes pueden llegar a ser muy traumáticos para una gran cantidad de perros. No todos vomitan pero expresan su ansiedad de otras maneras muy diversas: ladran, saltan, gimen, no se quedan quietos, están tensos y no se relajan, no responden a las órdenes que se les da, tiemblan, se lamen de manera excesiva, suplican e intentan acercarse a las personas. Incluso algunos perros pueden llegar a orinar y defecar dentro del carro.

¿Cómo reducir la ansiedad de un perro en viajes de carro?
Desarrollando unas asociaciones positivas con el viaje. El cómo conseguirlo es algo más complicado. Lo primero es armarse de mucha paciencia y darnos cuenta que será un proceso largo ya que nuestro perro deberá perderle el miedo al carro.

1º Paso. Familiarizar su mascota con el carro: debe sentirse a gusto en el auto con el motor parado. Intente subir y bajar a su perro varias veces hasta que se tranquilice y se dé cuenta que no pasa nada por estar dentro. Si este paso ya le cuesta puede convertirlo en un juego.

Abra las puertas traseras, sujete al perro por la correa entre dentro y sin mirar atrás intente salir por la otra puerta. Si el perro no lo sigue, no lo arrastre pero siga intentando salir por el otro lado. En cuanto lo siga, dele elogios y salga por la otra puerta.

Vuelva corriendo alrededor del carro a la primera puerta y repita el ejercicio hasta que el perro se pique tanto que intente adelantarlo para entrar en el carro. Este será el momento de instaurar algunas pausas para “descansar” dentro del carro. Alargue las pausas paulatinamente hasta que el perro esté relajado y tranquilo dentro del carro.

2º Paso. Conseguir que el perro esté relajado y tranquilo dentro del carro con el motor encendido y sin avanzar. Puede conseguirlo de la misma manera o dándole de comer durante unos días con el motor encendido. Hay que demostrarle que aunque el auto hace ruido no pasa nada.

3º Paso. Se pasará a dar pequeños paseos. Deberán ser recorridos muy cortos de no más de 2 minutos.

Conduzca despacio y sin giros bruscos. De lo que se trata es que el perro asimile que no pasa nada: hemos subido al carro, nos hemos desplazado y nos hemos bajado y no ha pasado nada.

No hay razón de tener miedo. En estos pequeños paseos procure llevar al perro a sitios agradables como al parque para que empiece asociar con cosas positivas.

Al principio si ve que su perro está muy nervioso pida a otra persona que conduzca y usted siéntese tranquilo y relajado al lado del perro. Poco a poco podrá conducir y alargar el tiempo del paseo… Mucha suerte.