Tucucu.com
Energía solar: techos fotovoltaicos lo nuevo en producir energía limpia | El Spiderman indocumentado que revolucionó Francia salvando a un niño | HORROR! Violan y queman con aceite hirviente a una venezolana en Chile | Las princesas de Disney rediseñadas como bailarinas burlesque | Esta leona es la versión felina de la mujer barbuda (Fotos) | Tool ya empezo a grabar su nuevo disco | Lo nuevo que trae What’s App para sus usuarios. | El tratamiento de las caries | Trabajadores de la NASA se organizan en contra de Trump | Consejos para perder peso saludablemente |

El gato como un animal cazador


Durante la década de los años 30s se llevó a cabo un estudio que examinaba el hábito de matar de los gatos. Este estudio reveló que casi todos los gatitos que fueron educados por una madre cazadora se convirtieron a su vez en cazadores.

Publicidad:

También puedes leer: Crean Música Relajante para Gatos basada en Ronroneos 

Tambien, durante este estudio, se llegó a la conclusión que la presa que los gatitos cazaban durante los años de formación sería la favorita a lo largo de toda su vida. Por otro lado, sólo la mitad de una camada de gatitos criados por una madre que no caza ratones, raramente atacará a estos roedores, y tambien se comprobó que los gatos que fueron criados entre ratones dificilmente sientan la necesidad de cazarlos.

Los gatitos comienzan a jugar entre si y con diferentes objetos a partir de las 3 semanas de vida, este hábito de jugar que se desarrolla durante la infancia felina es muy importante para su superviviencia como cazador. Al principio los gatitos sólo se limitarán a saltar sobre su madre o sus hermanos, pero de a poco y de forma gradual, su rutina de juego se vuelve mas sofisticada. Los gatitos comienzan a intentar cazar a sus hermanos, aunque no suelen morderse durante esta etapa. Es un juego y una especie de entrenamiento como cazadores, es muy dificil que lleguen a sufrir lesiones graves.

Publicidad:

Algunas pruebas determinaron que, mientras acechar y abalanzarse sobre la presa es un proceso instintivo de toda la especie felina, saltar incitado por el movimiento de la presa e inflingir el mordisco final son actos que deben ser aprendidos, por lo que unos gatitos que nacieron de una madre no cazadora, no aprenden este mecanismo de matar a sus presas por sí mismos.

Las madres enseñan a a sus crías a reconocer a sus presas a partir de las 6 semanas de vida, las crías observan como su madre caza y ella suele traer a la presa herida para que sus gatitos la maten.