Tucucu.com
Disfutn del Video tema de la banda Atreyu – Long Live | Aro de Pringles, revoluciona un nuevo reto en las redes sociales. | ¡EN VIDEO! Ángeles de Victoria´s Secret encendieron Youtube al ritmo de “Can’t stop this feeling” | La bipolaridad uno de los trastornos mentales másconocidos | Fotos: El cielo nocturno como nunca antes lo habías visto | Como llevar mal las redes sociales de tu banda | Se ha descubierto la cura para la leucemia | Una en dos millones: La exótica langosta azul que fue capturada en Estados Unidos | La Nueva banda «We Sell The Dead», publican video del tema «Turn It Over» | Como sería si Chuck Norris estuviera en el mundo de Super Mario Bros |

El gato que ataca las piernas y tobillos



Por lo general cuando un gato salta desde atrás de una puerta o de algún rincón de la casa para rasguñar y morder los tobillos de su dueño, simplemente está jugando y desarrollando sus juegos predatorios, que son tan normales en los gatos. Este es un comportamiento llamado “síndrome del gato-tigre”.

Publicidad:

También puedes leer: Aprende a calcular la edad de tu perro y tu gato

No podemos olvidar que ellos son cazadores natos y por mas que vivan en un hogar con todas las comodidades, seguirán manteniendo su instinto felino, aunque limitado. El hecho de que ataquen nuestras piernas cuando pasamos por su lado, significa que el gato está aburrido y necesita quemar la energía. Esto es normal en gatos que pasan muchas horas solos en su casa, o también se da cuando los habitantes de la casa no le prestan ninguna atención ni juegan con el.

Es aconsejable crearles o comprar juguetes para que puedan quemar ese exceso de energía en juegos mas productivos que no incluyan ataques a las piernas o tobillos de sus dueños. Es muy importante dedicarles un momento al día para jugar con ellos y compartir actividades juntos.

Publicidad:

También es importante aclarar que si un gato tiene un brote repentino e inexplicable de violencia hacia sus dueños, esto es motivo suficiente para acudir al veterinario, porque a veces, una conducta muy agresiva e inexplicable, que incluya bufidos y gruñidos, puede llegar a ser una señal de que el gato podría tener una lesión cerebral en la región que controla la agresividad. Debemos acudir cuánto antes con el gato al veterinario para que descarte cualquier enfermedad física o psíquica.