Tucucu.com
18 Mitos del cuidado de la piel | Nevermind cumplió 25 años de vida Sonora | La hamburguesa completamente negra (solo en Japón) | ¿Por qué el logo de Apple es una manzana mordida? | Glenda Blacwell la ganadora de 1 millón de dolares después que no creía en la lotería. | En honor al día de la mujer te traemos la historia de Diana de Gales | El enemigo real de los Thundercats no fue precisamente Mumm Ra | Cómo desactivar la reproducción automática de videos en Facebook | La “Dama Dragón” rebajó sus orejas para lucir más lagartija (Vídeo) | Nigga Sibilino regresa a Tiburón Club |

Barberías populares: Una oportunidad para los jóvenes en los barrios.



Solo alcanzó el primer año de bachillerato. Vive en La Vega, considerada una de las zonas más peligrosas de Caracas, y no tiene un trabajo formal. Pero las circunstancias adversas que vive Antony Martínez no lo han lanzado a las garras de la delincuencia ni han podido más que sus ganas de superación.

Publicidad:

También puedes leer: El fracaso también llegó a la energía eléctrica en Venezuela

A sus 21 años, Antony parece haber encontrado su vocación entre las navajas y las máquinas de afeitar. Desde hace cuatro meses es barbero, pero no uno cualquiera, sino “el barbero oficial de El Carmen”, una concurrida calle en el corazón de La Vega. Un breve curso, pero sobre todo los tutoriales de YouTube, le sirvieron para aprender las técnicas de corte que hoy aplica entre todos sus vecinos, niños y adultos, que le confían su apariencia a cambio de los 12.000 bolívares que cobra por cada corte, sin importar la dificultad que implique.

Su negocio funciona en la entrada de su casa en el barrio. Una especie de porche que cuatro meses atrás funcionaba como un puesto de perros calientes, es ahora la barbería de Antony. Él empezó de cero, y con un millón de bolívares compró la silla, el espejo, la máquina, la navaja y un rociador. Con eso inició su negocio.

Publicidad:

“Esto me da para vivir y es lo que me gusta más que cualquier otra actividad, pero claro que quiero superarme”, repite constantemente.