Tucucu.com
Te traemos 11 secretos de la vida de Celine Dion | Con billete de cero euros los Eslovacos conmemorar fin de II Guerra Mundial | Un rico postre para merendar con ganas | IMPRESIONANTE! Esta madre usa a su hijo como un arma (+VIDEO) | ¿Por qué es recomendable comer plátano? | Rincón Morales lanzó su disco «Crepúsculo Dorado» | Conoce Bilbao en un viaje desde la ciencia. | Palabras cultas: procrastinar, mira que significa | Aunque la gente los vea mal, ellos son tan solo bebés | Así fue la propuesta de matrimonio de estos atletas en los JJOO de Río |

Lo que contó un trabajador del SAIME tras emigrar: “Me tiraré al mar con una roca en el pie”



Las mafias dentro del Saime, en complicidad con altos funcionarios, es un obstáculo más para los venezolanos que desean emigrar.

Publicidad:

También puedes leer: El fracaso también llegó a la energía eléctrica en Venezuela

Julián Quiara, un extrabajador del Saime en la Torre Aco en Caracas y que ahora vive en Tenerife, reveló al diario El País que allí  opera una mafia de funcionarios corruptos que cobran miles de dólares a cambio de un pasaporte. Contó que en la Torre Aco  se alberga las máquinas de impresión. Allí no se atiende al público, pero sí se decide quién tendrá un pasaporte y quién no.

“Antes de que me deporten a Venezuela me tiraré al mar con una piedra atada a los pies”, dice el hombre al expresar su temor de regresar a Caracas. Un día, Quiara vio a un intermediario entrar con bolsas negras llenas de dinero en el despacho del máximo cargo en la Torre Aco, Sheffield Mexicano, titular de la Dirección de Impresión, Personalización y Distribución de Documentos del Saime.

Publicidad:

Los intermediarios, conocidos popularmente como gestores  trabajan asociados a los funcionarios corruptos, dedicados a captar ciudadanos dispuestos a pagar por los documentos de identidad. “Algunos llegan a pagar 6.000 dólares  o 10.000 dólares… Cuanto más necesidad, más te piden”, dijo Quiara.

Por su parte, Raiza Ramos, que lleva un año esperando en Tenerife la renovación de su pasaporte caducado, afirmó que por esta causa no pudo viajar a Venezuela para ver a su madre antes de morir. “Me siento presa”.

“La crisis de Venezuela te afecta aunque estés a 8.000 kilómetros de distancia”, dice Viviana Huerta, de 29 años, que perdió su empleo como publicista en Bilbao por culpa de su falta de documentación. Sin embargo, mientras se niega pasaporte a los venezolanos, los funcionarios venden la documentación incluso a extranjeros.