El camino que StudioMDHR ha recorrido hasta la creación de Cuphead, fue muy largo. Los hermanos Moldenhauer comenzaron a trabajar en este peculiar retorno al pasado en 2010, y desde entonces ha pasado mil y una vicisitudes para conseguir terminar su juego. Por el camino quedan varios E3, retrasos y el apoyo ciego de Microsoft
Cuphead es un juego de acción y plataformas que trata de recuperar la esencia de los juegos antiguos, su gran dificultad y miles de noches sin dormir para pasar una pantalla del crash… Sin embargo, a diferencia de ellos, Cuphead hace más hincapié en los combates con los jefes finales que en las fases de plataformas. Dejando que sean los grandes enemigos los que tomen el protagonismos, aunque no de total manera.

También puedes leer: Vea en imágenes a Michelle Bachelet jugando tenis de mesa


La historia de inicio es simple: Cuphead y Mugman, los protagonistas van a un casino y pierden su alma en una apuesta con el diablo. Para evitar dársela tienen que cobrar las deudas del diablo, acabando con sus múltiples deudores. Un planteamiento argumental simple, pero efectivo, que nos es contado a través de una serie de diapositivas. La perfección en este tipo de juegos.


Como ocurría en la mayor parte de plataformas la excusa argumental era solo eso, sin necesitar mucho más. Por eso, sin dilación, nos ponemos a recorrer el mundo de juego, dividido en tres grandes secciones en las que encontramos y desbloqueamos las distintas fases de plataformas y los combates con los enemigos. Podremos elegir entre distintos enfrentamientos en un mapa que se va abriendo ante nosotros y en el que, además, hay diversos personajes secundarios, algunos secretos escondidos, y la tienda con potenciadores. De nuevo, Cuphead se mantiene simple, y resulta efectivo, además de atrayente.


El crecimiento del personaje es constante, la duración de las misiones es la correcta para que no explotemos de estrés tras mil muertes, incluso, se permite ofrecer cierta rejugabilidad, al puntuar cada fase con una nota en función del rendimiento. Conseguir la mejor nota en todas ellas no solo será una muestra de nuestra habilidad, sino quizás algo más. Y en esta rejugabilidad es donde encontramos el pequeño lunar de Cuphead, ya que el juego, a pesar de su dificultad, no es excesivamente largo, por lo que solo nos quedará mejorar nuestra calificación o compartir experiencia con otro jugador de forma local.

Publicidad:

También puedes leer: Tiendas online de Japón colapsan para reservar nueva Nintendo
Visitas:

El camino que StudioMDHR ha recorrido hasta la creación de Cuphead, fue muy largo. Los hermanos Moldenhauer comenzaron a trabajar en este peculiar retorno al…