Tucucu.com
5 objetos malditos del mundo antiguo que no conocías | Tipos de glaucoma  | Predicador evangélico le pide a sus seguidores que le compren un jet privado | Varias historias de rescates de perros que te harán llorar | Crea una constelación en tu habitación | Pequeños pasos que te ayudarán a vivir una vida con menos estrés  | Las mujeres más atractivas del mundo como se reparten en el mapa | Conoce «el Santuario de Nuestra Señora de las Lajas» | National Geographic nos enseña las diferentes fotografiaras del 2016 mas bellas del mundo. | Un original videoclip rodado en una sola toma, realmente impresionante |

Cómo confiar en ti mismo, según el Dalai Lama


Entre lo que deseamos y lo que podemos lograr hay un vacío cuya extensión desconocemos hasta que nos atrevamos a explorar el otro lado. Dar ese salto sólo es posible cuando soltamos las dudas y miedos que, según la filosofía tibetana, son las que nos impiden percibir nuestras capacidades en su verdadera dimensión.

Publicidad:

También puedes leer: ¿Conoces los hoteles boutique?

El líder espiritual del budismo tibetano, el Dalai Lama: Tenzin Gyatso, es mundialmente conocido por ser un océano de sabiduría. sin embargo, la confianza personal no es algo que puedas aprender en un artículo, sino en un viaje interior que emprendes en el momento en que aceptas que no sabes nada de ti mismo y todo lo que crees conocer es sólo el reflejo de lo que te han dicho que eres.
En ese viaje no hay mapa ni guía, pero podemos compartirte algunos fragmentos de sabiduría tibetana:

Publicidad:

La sabiduría es como una flecha. La mente serena es el arco que la dispara

Cuando callas y escuchas hacia dentro, ¿qué encuentras? Seguramente tu propia voz rumiando pensamientos, juzgando tus acciones o cuestionando tus decisiones. Ese ruido mental es interferencia en tu propia confianza, ¿cómo podrías confiar en ti, cuando te has repetido miles de veces el mensaje opuesto? En el silencio está la verdad. En palabras del Dalai Lama:
Nunca se puede obtener la paz en el mundo exterior hasta que no estemos en paz con nosotros mismos.


Si piensas que eres demasiado pequeño para marcar una diferencia, trata de dormir con un mosquito

Otra de las razones por las que dudamos de nosotros mismos es porque tenemos evidencias de nuestra propia insignificancia: no somos más que polvo de estrellas vagando en un universo infinito. Sin embargo, al cuestionar tu propia existencia, la dotas de significado. Cada pensamiento que generamos abona a la consciencia colectiva; todo aprendizaje personal se suma al conocimiento de la humanidad: somos las gotas que forman el océano.


Nuestra felicidad está indisolublemente unida a la felicidad de los demás

Si te falta confianza en tus acciones, quizá necesitas comenzar a actuar al servicio de los demás. Cuando eres generoso y compasivo te conectas con el universo al que perteneces y te alejas de los obstáculos mentales que te impiden ver tu vida en su real proporción.

Dales a los seres queridos alas para volar, raíces para volver y razones para quedarse

Para el Dalai Lama, la confianza es la base con la que cimentamos nuestras relaciones. Al procurar la integridad entre nuestros pensamientos, palabras y acciones tendemos los puentes que nos acercan a los demás, pero la relación sólo se sostendrá si estos puentes son sólidos:

“La confianza depende de una honesta y verdadera transparencia, eso se relaciona con la compasión, con el respeto por los derechos de los demás… entonces surge la confianza…”


Cuando nacemos, no tenemos más que nuestro ser siendo sí mismo. Sin embargo, conforme vivimos en este planeta absorbemos los miedos, juicios y creencias de quienes nos rodean; después los hacemos propios sin darnos cuenta y comenzamos a usarlos como argumentos para dudar de nosotros. Al estar conscientes de este proceso, podemos comprender que la confianza no es una virtud que se adquiera, si no que se reconstruye con serenidad, amor propio, compasión por quienes nos rodean e integridad. Parafraseando al Dalai Lama: “La confianza no es algo que venga prefabricado. Viene de tus propias acciones”.