Tucucu.com
¿Sabes a qué huele la lluvia? | Este 9 de Diciembre se retomará el Suena Caracas | Presentación “Premios Algo de Cine” | ¿Qué significa soñar con ser famoso? | Esto te puede pasar si te quedas dormido en el trabajo | Cómo quitar los restos de pega de la cinta adhesiva | TSJ notifica oficialmente a la AN solicitud de enjuiciamiento a Maduro | Como usar tu bronceador como dispensador de licor | El periodismo evolucionó con la era digital | El control de nuestras emociones |

¿ Sabes que es un vegasexual ? Aquí lo explicamos


El veganismo mas que no comer carne animal es un estilo de vida, ya que sus adeptos se ocupan de que nada de lo que consumen tenga que ver con ellos, desde la ropa hasta los cosméticos.

Publicidad:

También puedes leer: Un chico intentó brincar en un «pequeño charco» y mira lo que le paso

En Nueva Zelanda se ha llegado al punto de que se incluyo en el plano sexual y por esto estudios hechos lo han denominado“Vegasexuales”.Estas personas aseguraron no mantener relaciones íntimas con carnívoros por miedo a contaminarse con sus fluidos, en los que, afirman, están presentes partículas y proteínas de origen animal.

«No me gustaría tener relaciones con alguien cuyo cuerpo está compuesto, literalmente, por restos de seres vivos que murieron para ser su sustento». Con esta sentencia resumía su motivación una de las participantes del estudio. Otra declaraba: “Las personas que siguen una dieta carnívora son una especie de cementerio de animales”. La mayoría de los encuestados aseguraron percibir un olor distinto en los cuerpos de personas omnívoras y subrayaron su rechazo a besar o intercambiar fluidos con personas que se alimentan de carne.

Publicidad:

Indican que tener una pareja que acaba de comerse un plato de carne no es agradable a su vista y por esto terminan encontrando parejas en su mismo entorno ya que son muy activistas y participan en muchas manifestaciones rodeados de personas veganos. Llegados a este punto, cabe preguntarse si la vegasexualidad, entonces, es simplemente una cuestión de afinidades o sus argumentos científicos tienen alguna validez. ¿Son los fluidos de una persona vegana diferentes a los de alguien que come carne?

Cocinar doble por amor

Ignacio San Segundo, bioquímico clínico es rotundo: «No lo son. Puede ser que la saliva contenga partículas animales, pero el resto de fluidos, como el sudor u otras secreciones, son desechos de elementos ya procesados y reconvertidos en los que esas proteínas han desaparecido”. El experto asegura que cuando los alimentos llegan al estómago se transforman sus componentes de origen en otros distintos: exactamente los mismos que los de alguien que se alimenta exclusivamente de productos de origen vegetal.

Descartadas las diferencias en las secreciones corporales e incluso en el olor, esta tendencia es simplemente fruto de una lícita exigencia con la filosofía de vida de aquel con quien se pretende compartir colchón.

María Johanna Nowak es natural de Kielce (Polonia), lleva más de 10 años siendo vegana y, desde hace uno, es también mujer de Guillermo Zalaya, un zaragozano que sí come carne. María, sin saberlo, fue practicante del vegasexualismo hasta que Guillermo se cruzó en su vida. “Sí, es cierto que hasta que le conocí sólo tuve relaciones con otros veganos. No se trataba de una autoimposición, pero la verdad es que me sentía más cómoda compartiendo mi intimidad con ellos”, comenta. “No se trataba de algo tajante, pero prefería estar con personas que tuvieran la misma filosofía que yo y me gustaba tener la seguridad de que mi pareja no había comido carne antes de estar conmigo”, recuerda. Pero la cosa cambió cuando Guillermo se cruzó en su vida. Desde entonces, su tendencia vegasexual perdió importancia. Aunque sí asegura evitar besarle después de este haya comido carne: “no me gusta, pero es lo mismo que ocurre con el tabaco. Un no fumador evitará besar a su pareja después de que se haya fumado un cigarro, ¿no?”.

 

No, el vegasexualismo no tiene fundamento científico, pero pensemos en él como un asunto de principios. Habrá quien piense que estas tendencias no hacen más que limitar las posibilidades de interactuación con otros seres humanos, o que es una postura excesivamente radical; pero puede resultar todo lo contrario para quienes vean sus ideales comprometidos por no añadir un simple «¿comes carne?» a la lista clásica de preguntas para ligar como «¿estudias o trabajas?». Quizá no sea tan grave acostumbrarnos a escucharla.