Tucucu.com
La historia detrás de «El Conjuro» y el espanto de Rhode Island | Como llevar un autobús en lancha para una isla en Venezuela | Venezolanos No Podrán Ingresar A Colombia Sin Pasaporte Ni Visa | ¿Cómo prevenir la aparición de comedones, espinillas y puntos negros? | Por qué tu hermana mayor es la mejor persona que podrías tener en tu vida | Sum 41 estrena el tema con videoclip para el tema «Goddamn I’m Dead Again» | LA LOCA! Se paró frente a un alud y murió tapiada (Video) | 23 películas que te harán llorar sin poder parar | ¡Salud! Hello Kitty te presenta su nueva línea de vinos | Denuncian que “avión presidencial” salió para La Habana anoche |

Increíble existe un enorme reloj en medio del desierto y dará la hora durante 10.000 años



En el interior de una montaña de Texas, a varias horas en coche del aeropuerto más cercano, se encuentra el reloj de los 10.000 años. Un proyecto que nació en la mente del ingeniero Danny Hillis en 1986 y que se ha hecho realidad en un terreno desértico de Blue Origin tras una donación millonaria de Jeff Bezos.

Publicidad:

También puedes leer: ¡Difícil de creer! Según un estudio las mujeres prefieren viajar que tener sexo

El propio Bezos anuncio que el reloj estaba siendo instalado. “150 metros de altura, completamente mecánico, impulsado por los ciclos térmicos del día y la noche, sincronizado con el mediodía solar, un símbolo del pensamiento a largo plazo.

Es el famoso “reloj de Jeff Bezos”, aunque él solo pusiera el terreno y 42 millones de dólares de su bolsillo. El proyecto está liderado por The Long Now en base a una vieja idea que Danny Hillis.

Publicidad:

Lo consiguió. El primer prototipo del reloj de los 10.000 años empezó a funcionar el 31 de diciembre de 1999, justo a tiempo para el 2000. A medianoche, el indicador de la fecha pasó de 01999 a 02000 y la campana sonó dos veces anunciando el fin del segundo milenio. Ahora ese prototipo de dos metros está expuesto en el Museo de Ciencias de Londres:

Pero Hillis quería construir un modelo a gran escala, en un lugar alejado de la civilización donde el reloj pudiera dar la hora sin interrupciones a lo largo de diez milenios. El proyecto llamó la atención de Jeff Bezos, que puso la pasta y donó una montaña hueca en un terreno árido al oeste de Texas, donde también pretende levantar un puerto espacial de Blue Origin. Hay otros prototipos en desarrollo, pero gracias a la inyección de Bezos, el reloj de los 10.000 años de Texas será el primero en entrar en funcionamiento.

Todo el mecanismo ha sido fabricado entre California y Seattle con materiales duraderos (pero no particularmente valiosos) para garantizar su longevidad (y disuadir a los saqueadores). Todas las piezas están siendo instaladas a 150 metros de profundidad en un terreno escarpado, con el fin de alejarlas de las inclemencias del tiempo y del vandalismo de la ciudad.

El reloj funcionará mecánicamente con un enorme peso que cuelga de un engranaje. Se alimentará de la energía térmica que capture de los cambios de temperatura entre el día y la noche. En un lugar como la cima de una montaña, este diferencial de temperatura es significativo y, por lo tanto, aprovechable. Será el primer reloj que use energía térmica a esta escala.

Sin embargo, necesitará de la ayuda de visitantes humanos si los días se nublan más de lo esperado. No para seguir avanzando, sino para poder sonar con normalidad. Todo está dispuesto para que el reloj toque sus campanas una vez al día durante los próximos 10.000 años. Lo hará con una secuencia de notas aleatoria y diferente para cada día, pero necesitará de la energía extra de los humanos como respaldo. Las personas que lleguen hasta el reloj tendrán que darle cuerda con una manivela para ver la hora. De lo contrario, verán la fecha que dejó grabada el último visitante.

No será un viaje fácil, eso sí. Como decíamos, el aeropuerto más cercano está a varias horas en coche y el reloj se encuentra en un camino escarpado que se eleva 600 metros por encima de un valle. Me pregunto qué pensarán nuestros descendientes cuando se encuentren tremenda maquinaria en mitad del desierto dentro de 10.000 años. Si es que seguimos por aquí.

La principal preocupación de los relojeros es que los elementos de un reloj de 10.000 años, por definición, se moverán lentamente.

Por lo tanto, los metales que están en contacto entre sí por tanto tiempo pueden fusionarse y frustraría el funcionamiento del reloj. Para contrarrestar esto, algunas de las partes móviles del reloj no son metálicas sino piedras y cerámica de alta tecnología, explica la fundación.El reloj también cuenta con cinco salas talladas en la montaña para celebrar el primer año del proyecto, los 10, los 100, los 1.000 y los 10.000 años.En la cámara del primer año, además de los planetas y la Luna, se incluirán las sondas interplanetarias lanzadas durante el siglo XX.»No estamos planeando crear la animación del resto de las cámaras de aniversario, sino que se las dejaremos a las generaciones futuras», aseguró Bezos.