Tucucu.com
Steel Panther ha estrenado el VideoClip Live «I Got What You Want» | Zoomer, el bebé criado “sin género” | ¡Fácil y rápido! Aprende hacer mermelada de naranja | Las imagines que no todos los días veremos, la última te cautivará | Lugares asombrosos: Campos de lavanda, Reino Unido y Francia | «DelFioro» debuta como cantante y estrenará su primer sencillo | Archipiélago las Filipinas un paraíso en la tierra que debes ver | Princesas de Disney son catalogadas como «Racismo/Sexismo» por un profesor británico. | Cómo se escribe: beses o veces | EL mundo de los tatuajes creativos en fotos |

Te gusta ver tu excremento con detenimiento y te sientes extraño por ello



No te sientas extraño por tener esa actitud aunque muy pocas personas lo hacen, es bueno que lo veas y revises los detalles ya que ellos dicen mucho de cómo esta tu salud, y como están funcionando tus órganos por dentro y por esto es de suma importancia que no pase desapercibido.

Publicidad:

También puedes leer: Administración de Trump anunciará severas sanciones contra el régimen de Maduro

En la Antigua Roma, los médicos observaban las heces y orina de los enfermos con detenimiento. Sin embargo, para asegurarse de que estaban haciendo un buen trabajo, tocaban los desechos de sus pacientes, los olían e incluso, probaban su sabor y sólo así llegaban al fondo de sus males.

En la actualidad pocos se atreven a confesar que observan su excremento mientras el agua del excusado se lo lleva; ¿te parece sucio, desagradable, asqueroso, sin sentido? Si es así, te equivocas, ya que la textura, aunada al color, podría decirte cómo debes alimentarte para bajar de peso, tener mejor digestión y claro, para sentirte mejor internamente y por supuesto, demostrarlo en el exterior. Observa bien tu popó y asegúrate de que todo va bien.

Publicidad:

Excremento rojo:

¡No te alarmes! No siempre es una señal de peligro, pero debes identificar qué causa el rojo en tu excremento. Si notas que hay sangre en él debes acudir con un médico porque podría ser causa de hemorroides, deshidratación o incluso cáncer (en casos extremos). Sin embargo, si la masa es de tonos rojizos o rojos en su totalidad es señal de que has comido demasiados pigmentos naturales.

Los alimentos que ocasionan este color son el betabel, el vino tinto, los rábanos, arándanos y tomates, además de otros elementos químicos como las frituras con sabor a queso, las gelatinas de tonos rojos y saborizantes de agua. En ocasiones no se debe a un consumo excesivo, sino a que tu cuerpo no procesa del todo bien el pigmento —natural o no— color rojo y derivados.

 Excremento oscuro:

En este caso no importa la textura, sólo el color. Si notas que tu excremento se torna oscuro sin motivo debes ir al médico enseguida, puesto que es el indicador de algún padecimiento grave como un sangrado interno derivado de una úlcera o algún órgano. Sin embargo, antes de salir apresurado, recuerda tu dieta, y si encuentras en ella pasas, zapote, mole, mieles concentradas, tofu o alimentos altos en grasas es probable que hayas consumido una gran cantidad de ellos.

Si es el caso, procura beber mucha agua y posteriormente vitaminas ricas en hierro, mismas que debes complementar con fibra y productos naturales, ya que por lo general este tipo de alimentos pueden provocarte estreñimiento o al menos endurecen las heces fecales.

Excremento blanco o descolorido:

Es muy raro; sin embargo, es señal de que hay una obstrucción en el sistema biliar. Si esto te sucede con frecuencia, consulta un médico, puesto que puedes estar sufriendo una infección en el hígado. Evita alimentos que probablemente provocaron dicha infección como el azúcar, las proteínas que matan toxinas, la sal y claro, el alcohol. Bebe mucha agua y consume manzana, jengibre, naranja y pepino.

Excremento Amarillo:

El excremento de estos tonos se debe a un exceso de peso. Si observas tus heces y son grandes, pero aceitosas o grasosas, es probable que estés desechando algunos gramos que te sobran. Por lo general esta popó es olorosa y es muy espesa, además brilla y es resbalosa dentro de la taza de baño. Si esto sucede, es necesario que dejes de consumir grasas artificiales como el aceite o alimentos cuya preparación contiene aceite de forma exagerada.

Evita comer mayonesas, alimentos fritos, semillas naturales como cacahuates, linaza, almendras y amaranto. Esto puede ser señal de alguna enfermedad estomacal, como una infección o una carga excesiva en el aparato digestivo.

Excremento verdoso:

Por lo general, cuando tus heces fecales se pintan en tonalidades verdes van acompañadas de una consistencia y textura muy suave en trozos que suelen ser (casi) líquidos.

Esto es señal de que tus alimentos se desplazan con demasiada rapidez por el intestino grueso, lo cual es un efecto negativo ya que puede mutar a diarrea. De igual forma, quiere decir que estás consumiendo muchos alimentos de color verde que gracias a las clorofila que poseen, fungen como fibra. Evita comer sushi, espinacas, acelgas y lechuga, así como carne de res y galletas de chocolate en cantidades exorbitantes.

Excremento marrón:

Si tu popó es de color marrón o café sin verse oscura es porque llevas una alimentación normal y adecuada. Sigue así.

No te angusties y salgas corriendo si vez alguna anormalidad en tu popo primero piensa si habido algún cambio en tu alimentación o si saliste de tu rutina o si sufres de algún padecimiento.

Si notas que algo es completamente anormal, acude con el médico no sin antes observar detenidamente la textura de tu excremento, el color, la forma e incluso debes percibir el olor y cuánto tiempo te llevó defecar. De este modo sabrás qué le está haciendo daño a tu organismo sin la necesidad de recurrir a las técnicas romanas. ¿Ahora entiendes por qué ver tus heces fecales en el excusado no es tan anormal como parece?