Tucucu.com
Así han cambiado los protagonistas de «Kassandra» luego de 25 años del estreno de la novela | Tema de polémica masticar chicle | Reino Unido implementará sanciones militares contra el narcorégimen de Maduro | Expectativas versus realidad de cada signo del zodiaco | Revista TIME escoge a Trump como persona del año | ¡Descubrió ser adoptada por Facebook! | Nueva Investigación sobre Marcapasos cerebral para no perder la memoria | La Billo´s Caracas Boys y Jesús “Chino” Miranda se unen en homenaje a Felipe Pirela | Conoce a la maestra que ganó medio millón de dólares por su dedicación | Alivia el estrés masajeando este punto del oído |

Es muy probable que exista vida en Marte con este nuevo descubrimiento


En el desierto de Atacama en Chile se encontró vida después de una breve lluvia, esto da aliento científico para pensar en la vida en Marte

Publicidad:

También puedes leer: Qué significa soñar con murciélagos y sus variantes

Desde 2015 no llueve en Atacama, Chile. Ese día, además del horizonte, se rompieron 40 años de sequía. Unos cuantos milímetros de lluvia que no lograron traspasar muy hondo la tierra.

Esta breve lluvia fue el pretexto para que un grupo de científicos confirmaran la existencia de hongos, virus, bacterias y otros microorganismos que resurgieron en un sitio con sequía extrema, y que confirma que es muy probable que haya vida en Marte.

Publicidad:

 

El microbiólogo Víctor Parro, investigador del Centro de Astrobiología de Chile y otros colegas científicos aprovecharon el agua de un día para estudiar la vida en Atacama, un desierto chileno de más de 100 mil kilómetros.

«La vida aprovecha el más mínimo evento de humedad para regenerarse», le dijo Parro. Además subrayó que en esta ocasión fueron afortunados pues encontraron bacteriófagos (virus de bacterias).

El hallazgo como tal no es nuevo, pues antes se encontraron células muertas. Lo que sí devela este estudio son las características autóctonas o que han sido transportadas por el viento hasta el suelo del desierto, además de poder observarlas metabólicamente y cómo funcionan en todo un ecosistema.

En el estudio de Parro se detalla cómo es que seis meses después de las lluvias, había vida bacteriana en la arena y cómo esta iba reduciéndose a medida en que se secaba. Uno y dos años después, los investigadores regresaron par a comprobar que la vida seguía aun sin agua.

Por otro lado, en el laboratorio se secuenció genéticamente el material recogido y se concluyó que algunas bacterias tienen gran capacidad de reparar el ADN y que muchas otras usan estrategias que mitigan el estrés de la radiación ultravioleta que da el sol.

Es cierto que las condiciones climáticas en la Tierra y en Marte son distintas, pues en el planeta rojo no llueve, pero los investigadores insisten en las coincidencias de agua y en que Atacama es un buen modelo de estudio que ayude en los avances para conocer la vida microbiana del planeta vecino.