Tucucu.com
Pharmacy publicó su nuevo disco Lo-Fi Ph-1 el pasado 17 de Junio | «Me siento con suerte», algo que puedas no haber visto en Google. | Descubre este “truquito” para conciliar el sueño en solo 60 segundos | Durante el 2016 el mundo vio más de 4 mil 500 horas porno | 153 comiquitas que te llevarán a tu infancia, cuantas conoces? | “Tengo 29 años, soy virgen y estoy embarazada”. La increíble historia de Lauren | Pan con huevo genial para el desayuno | Ilustraciones que te dirán como se siente tener la regla | Interesante: Con el paso de los años el sexo se vuelve mejor | El nuevo y astronómico precio de la leche en Venezuela |

Imagínate ser alérgico al agua, este es el drama que vive una pequeña



Un caso muy extraño y que esta produciendo muchos problemas a una familia que solo intenta criar a su hija pero se le a hecho muy difícil lidiar con esa extraña enfermedad que solo hasta hace unos pocos meses pudieron detectar.

Publicidad:

También puedes leer: La función del dermatólogo y su rol en el cuidado de la piel

Con tan sólo 18 meses de edad, Ivy Angerman fue diagnosticada de una extraña enfermedad que suele manifestarse en un porcentaje ínfimo de la población. Se trata de la urticaria acuagénica, la cual se traduce en una irritación y comezón insostenible cada vez que la piel entra en contacto con el agua, es decir el sudor, las lágrimas o cualquier tipo de líquido.

La pequeña de origen Minnesota, fue diagnosticada con el atípico síndrome hace cinco meses, hecho que ha provocado que sus padres sientan profundo temor por el futuro que le depara a Ivy. Los síntomas fueron advertidos por sus padres cada vez que bañaban a su hija, quien desarrollaba una picazón que se extendía prácticamente por todo el cuerpo.

Publicidad:

Según la información que maneja el Centro de Información de Enfermedades Raras y Genéticas de Estados Unidos, la alergia es producida por cualquier contacto con el agua, sin importar la temperatura que tenga y la cual puede llegar a prolongarse por casi una hora.

“Es algo que todavía no podemos entender”, dice y se la comprende. ¿Cómo puede ser que lo más básico de la vida lastime una vida tan frágil?”.

“Amaba bañarse, pero ahora grita como si estuviéramos asesinándola cuando la tenemos que bañar. Se siente como una quemadura de tercer grado. Corre por todos lados gritando que está caliente. Es muy duro observar eso como madre”.

Eventos y hechos comunes representan un verdadero peligro para la pequeña Ivy, quien se queja al preciso instante en que alguna parte de su cuerpo entra en contacto con el agua.

Para atenuar el dolor en su pequeña hija, los padres han decidido bañarla sólo dos días a la semana y darle antihistamínicos de forma constante, sin embargo Ivy se ha vuelto inmune a éstos.