Tucucu.com
Alex Portillo BAND inicia Gira Nacional «CEREAL ANTIDEPRESIVO 1988» | La historia de la viuda que mato a sus 3 maridos | Vídeo: Demostración del exceso de azúcar en la Coca-Cola | Tratamiento para la noche para el crecimiento de cabello con ajo | Katy Perry se intento suicidar | 8 prendas que toda chica con curvas debe usar | Perros que quizá se visten mucho mejor que tu | 7 plugins jQuery que te harán el trabajo más simple | Quieres tatuarte pero tienes mucho vello en todo tu cuerpo este post es para ti | Queens Of The Stone Age, ya ha terminado su nuevo disco |

Ben Greenfield el hombre que desea tener un pene mas grande inyectándole células madre


En el mundo de las redes sociales Ben Greenfield es una figura conocida, tiene mas de 50.000 seguidores en Twitter, 60.000 seguidores en Facebook y 30.000 suscriptores en YouTube. Greenfield es algo así como un experimento humano viviente, dispuesto a probar casi cualquier cosa con tal de conseguir más músculos y publicidad. Hasta ahora se ha sometido a inyecciones de plasma, inyecciones de células madre e incluso terapia de ondas de sonido, todo con el único propósito de mejorar su cuerpo.

Publicidad:

También puedes leer: Conoces los nuevos hombres lumbersexuales

“Quiero cuidar mi cuerpo de la mejor manera posible”, Greenfield comentó durante un seminario vía internet a inicios de mes, en el que dio una charla mientras caminaba en una cinta de correr. Parte de eso, según comentó, significa “divertirse con las herramientas que la ciencia nos ha dado para mejorar nuestros cuerpos”.

En noviembre pasado, Greenfield visitó U.S. Stem Cell, una clínica controversial en Florida, Estados Unidos, con la intención de inyectar su pene con sus propias células madre. Si te suena familiar el nombre de la clínica, es porque es la misma que el año pasado cegó accidentalmente a tres pacientes  en un ensayo clínico de terapia de células madre que no ha sido probada científicamente. En agosto de 2017, la Administración de alimentos y medicamentos (FDA) envió a la clínica U.S. Stem Cell y a su directora científica, Kristin Comella (quien aparece en la conferencia web de Greenfield), una advertencia por “publicitar productos de células madre sin el permiso de la FDA y por no seguir correctamente los parámetros de la práctica médica, incluyendo algunos fallos que podrían poner en riesgo a sus pacientes”. Según la FDA, la clínica incluso intentó interferir con la investigación de la FDA negándole el acceso a las instalaciones. (U.S. Stem Cell no ha respondido a nuestras solicitudes de comentarios.)

Publicidad:

“Lo que quería era cambiar de bien a mejor, y tener un pene más grande”, comentó a Gizmodo. “No los voy a engañar, esta es la razón por la que hombres con disfunción eréctil harían algo así”.

En su conferencia, Greenfield y Comella explicaron cómo funcionó el procedimiento médico. US Stem Cell aisló células madre de Greenfield de las células de grasa de su cuerpo y después inyectó esas células madre en la “carne del tejido” de su pene. “No sientes nada más que algo de placer”, comentó en la conferencia.

Kiki Sanford, fisióloga molecular y anfitriona de “The Stem Cell Podcast”, comentó a Gizmodo que aunque el estudio citado por la clínica sugiere que las inyecciones podrían no ser dañinas, era un estudio demasiado pequeño como para poder indicar si el tratamiento realmente funciona, incluso en hombres con problemas de disfunción eréctil.

“No se puede decir que dado que un estudio ha logrado mejorar un tejido deficiente, hará lo mismo en un tejido sano y normal”, comentó Sanford. “El cuerpo no necesariamente funciona de esa manera”.

También dijo que incluso si el procedimiento es “seguro”, existe el riesgo de complicaciones como una infección, todo esto por un procedimiento que tiene muy pocas posibilidades de funcionar.

No obstante, Greenfield dijo en su conferencia que el procedimiento lo había convertido en alguien “notablemente mejor cuando el pene está colgando”.

Tres o cuatro días después del procedimiento médico, según comenta, su pene “parecía como si hubiera crecido”. Asegura que sus erecciones también eran más grandes, su pene era más duro y sus orgasmos eran mejores. Esos orgasmos reconoce que podrían ser un efecto placebo, pero los cambios anatómicos en el tamaño “no se pueden negar”.