Tucucu.com
10 Fotografias que se volvieron virales en Internet | Mira este mouse que inventó un joven ruso para discapacitados | ¿Sabes cual es el nombre real de la Duquesa de Alba? | EN VÍDEO: gota de agua se convierte en estrella | Palabras que seguro no conocías su significado | 7 alimentos que NUNCA debes meter al microondas. El #6 te puede matar | Virgo I la galaxia oscura más cercana a la nuestra (Video) | Cuatro mejores hierbas medicinales para el colon irritable | Receta para preparar un rico Lemon Martini | ¿Cuánta agua hay en el mundo? |

¿Quieres ayudar a tu hijo a volver al colegio?


Todos tanto adultos como niños cuando volvemos de alguna vacación en familia y nos retiramos de la rutina nos cuenta retomar nuestras labores tradicionales y reintegrarnos a la rutina.

Publicidad:

También puedes leer: La foto del preso más bello del mundo consigió 50.000 «me gusta» en Facebook

Los niños cuando regresan de clases no son la ex cesión. Se conoce como el síndrome postvacacional y es básicamente la falta de adaptación entre el periodo vacacional y la vuelta a la vida diaria y ocurre mucho cuando el niño o el joven no se siente bien en su ambiente diario, o sabes que deben enfrentar algún miedo que vive en la escuela, profesores que no son de su agrado, compañeros que no le hacen el ambiente agradable o de repente empezar en una nueva escuela.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce el síndrome postvacacional como una enfermedad, a pesar de que la mayoría de clasificaciones de psicología internacionales no la tipifican de enfermedad. De acuerdo con el organismo internacional, en los menores de edad se manifiesta de forma conjunta o aislada e incluye el aspecto físico, emocional o ambos. Pero, ya sea de una u otra forma, provoca una conducta alterada en los niños que no se ajusta a su forma regular de actuar y les genera angustia.

Publicidad:

Existen recomendaciones a nivel mundial para tratar de aminorar los efectos de este síndrome:

  1. Siempre es importante recalcar lo positivo del regreso a clases como decirle que se va a encontrar con sus compañeros de escuela y sobre todo dar mucho apoyo familiar.
  2. Realizar los cambios de forma progresiva antes de la vuelta a las aulas. Emplear los últimos tres o cuatro días de vacaciones para comenzar a establecer horarios (por ejemplo, levantarse a una hora determinada), responsabilidades y hábitos del día a día. De esta forma se reduce la brusquedad del cambio.
  3. Establecer de forma divertida pautas de comportamiento como por ejemplo luego de cenar irse a la cama a descansar y no quedarse viendo el televisor.
  4. No dejar todo para el último momento. Ni la compra de útiles, ni el repaso del curso anterior. Esto ayuda al menor a mentalizarse de que la vuelta a la escuela está cerca y le permitirá prepararse emocionalmente para el cambio de la vida de ocio a la activa.

Aplicando estas sugerencias ten por seguro que tu hijo no se vera tan afligido con el regreso a clases y sentirá mejor.