Tucucu.com
5 plantas que no pueden faltar en tu casa | Karina anuncia que su hija de 11 años quiere ser hombre | La verdadera historia de la «Reina Pepiada» | Un equipo de arqueología resuelve el misterio de “la puerta del infierno romana» | Ex futbolista despierta después de un accidente y se cree el actor Matthew McConaughey | ¿Quieres aumentar tus glúteos? | Hace 25 años, Pearl Jam estrenaba el mítico video de «Jeremy». | ¿ Sabes que el habito de morderte las uñas puede causarte la muerte? | Fans de Matrix crean un corto y el resultado es impresionante | Hijo mayor de Fidel Castro se suicidó en Cuba |

Conoce las teorías del porque vemos a nuestros gatos volverse locos cuando hacen sus necesidades



Los gatos tienen hábitos muy peculiares a la hora de hacer sus necesidades especialmente cuando hacen caca, entre ellos los vemos al comienzo luchando con su cola, juegan o atacan desprevenidamente al humano que tengan cerca y después de eso corren a su caja de arena o al sitio donde acostumbran hacer sus necesidades.

Publicidad:

También puedes leer: Se implantó una joya dentro del ojo solo por ser una moda

Cuando se elimina los desechos los gatos sufren una euforia momentánea. Los investigadores que han querido buscar una explicación a esa forma de actuar de los gatos, indican que pueden sentir temor porque un depredador pueda rastrearles a través del olor de sus excrementos.

Otra teoría postula que los gatos solían ser lamidos por sus madres después de defecar cuando eran bebés, ya que era una muestra de independencia, y, al no estar cerca de ellas, ahora se sienten extraños.

Publicidad:

Otra teoría a sido que tanto los humanos como los gatos tenemos un nervio vago que sale del tronco cerebral. En ambas especies el nervio puede estimularse por la defecación, lo que lleva a una sensación placentera, algo que algunos han llamado euforia posterior a la defecación. Y al correr el gato puede estar gastando toda la energía.

Otras teorías dicen que los gatos son muy higiénicos y por este motivo puede ser que se quieran sacudir de esa manera para eliminar los restos de excremento o también algún problema digestivo que les ha provocado la incomodidad de intentar huir.

Todavía no hay ninguna teoría universalmente aceptada, pero si esta claro que algo los mueve actuar así.