Tucucu.com
Consejos para usar leggins sin pasar vergüenzas | Hombre borracho obliga a la prometida de su hijo a besarse con él en plena boda | La pintura en la Capilla Sixtina y la historia detrás del dedo de Dios | Llega a WhatsApp atractivo cupón de Amazon que infecta tu teléfono móvil | Porque dormir con un osito de peluche te da más tranquilidad y seguridad | Cereales dañinos para nuestra salud. | A PERFECT CIRCLE ha publicado una canción inédita | ¡En imágenes! Así fue el accidente del avión en el que viajaba la selección de fútbol Chapecoense | Megadeth toca un acustico en el Hard Rock Cafe de İstanbul | ¡Sorpresa! Shakira llega a Chile para presentar su nuevo perfume |

Increíble maestra que dio clases por 6 meses y ningún alumno noto que era un robot



Se trata de una profesora robot virtual llamada Jill Watson que sirvió de ayuda a mas de 300 universitarios de carreras informáticas, estuvo funcionando por 6 meses y ninguno de sus alumnos se pudo dar cuenta que hablaban con un robot, ella trabajaba resolviendo las dudas que tenían sus materias de programación.

Publicidad:

También puedes leer: ¿Se perderán tus fotos de Facebook? Mira los cambios que realizará

Uno de los estudiantes indica:«Nos dijeron que Jill era una máquina cuando estaba a punto de calificarla como una profesora en línea sobresaliente», explicaba Petr Bela, otro de los estudiantes.

La idea fue de una de la profesoras del curso que indica que se pierde mucho tiempo atendiendo las dudas de los estudiantes que muchas veces se pueden resolver en unos minutos y le pareció buena idea probar con esta solución.

Publicidad:

Pero… ¿Cómo es posible que haya sido creíble? Al parecer, Jill ha sido programada para responder únicamente a las preguntas en cuya posibilidad de acertar es, como mínimo, del 97%. Eso hacía que, aunque hablara menos que el resto, pareciese totalmente creíble. Y eso en la actualidad, pues en menos de un año la empresa que ha ideado a Jill afirma que podrá responder de forma acertada al 40% de las dudas de los estudiantes e, incluso, a formulaciones filosóficas como, por ejemplo, la forma en la ella definiría la inteligencia.

Para los alumnos no hubo diferencia con otras profesoras ya que para ellos son igual de inexpresivas que la maquina. Con todo, y aunque desde la empresa afirman que el proyecto Jill es sumamente emocionante, todavía falta mucho para llegar a la inteligencia artificial de «Ex-machina».