Tucucu.com
Un meteorito de color verde captado en India.(Foto) | Estas son las diferencias entre migraña y dolor de cabeza | Descubre cuales son los animales que sera los primeros en extinguirse | Día Internacional de la Enfermeria | La Barbie gorda de talla | La reacción tierna de este señor al enterarse de «¡Vas a ser abuelo!» | Cómo ven los demás el cumpleaños de los Venezolanos | Camila Cabello en las playas de Cancún después de su ida de Fifth Harmony. | Para deleitarse: Ensalada de mango, cebolla y perejil (+Receta) | Pegarle a tu perro lo ayuda a aprender |

Estas pensando en usar la píldora anticonceptiva masculina


A través de los años hemos visto a los anticonceptivos como una responsabilidad únicamente de la mujer, en ella recaen las consecuencias que puede traer tener un hijo. Tal vez porque el genero femenino es la que produce cambios en su cuerpo referente al embarazo. Sin embargo, la realidad es que la fertilidad femenina es relativamente baja unos pocos días al mes durante su edad fértil en comparación con la de un hombre, que siempre tiene la posibilidad de aportar sus gametos para la fecundación.

Publicidad:

También puedes leer: Nuevo chicle que quita la resaca en 5 minutos ya es todo un hecho

Los anticonceptivos tienen la misma función en el organismo tanto en mujeres como en hombres, es una combinación de dos fármacos: una hormona que inhibe la de creación de células reproductivas y un progestágeno. Ambos provocan un descenso de los niveles de testosterona y tomados diariamente, bloquean la producción de espermatozoides.

Puede ser consumido diariamente a la hora de la comida y esto seria suficiente para mantener los niveles de testosterona bajos y evitar un embarazo. Y también existe la alternativa de una dosis mensual pero todavía no ha sido aprobada con la misma eficacia como las diarias.

Publicidad:

La píldora tiene efectos secundarios que a pesar de no reportar riesgos para el organismo, pueden afectar el estilo de vida. Por otro lado, el efecto secundario más común en los estudios de seguridad aplicados a un centenar de hombres fue un aumento de peso generalizado, acompañado de un descenso en los niveles de las lipoproteínas de alta densidad, conocidas popularmente como colesterol bueno.