Como sabemos, un diente tiene tres capas: esmalte, dentina y pulpa. La pulpa contiene los vasos sanguíneos y los nervios. Los nervios muertos o moribundos en la pulpa pueden provocar la muerte de un diente.

También puedes leer: 10 Lecciones de vida que debes tener en cuenta

Si tienes un diente donde no fluye sangre por el se conoce como diente muerto o diente no vital. El diente puede terminar por caer por si mismo, pero es peligroso esperar que lo haga ya que puede infectarse y afectar la mandíbula y otros dientes.


No es fácil a simple vista identificar si tienes un diente muerto, el que si lo puede saber es un odontólogo por esto es importante visitarlo regularmente. Sin embargo los síntomas mas importantes son el dolor y el cambio de color del diente.

Un diente que está muerto o muriendo puede conducir a un nivel variable de dolor, desde ser casi inexistente hasta extremadamente doloroso. El nervio moribundo o una infección suele causar un aumento en el dolor. Algunas personas se preguntan por qué experimentan dolor si el nervio está muerto. Sin embargo, el dolor no proviene del interior del diente sino de terminaciones nerviosas extremadamente sensibles alrededor de la parte exterior del diente, llamada membrana periodontal. Las bacterias y los restos de nervios muertos, o pus, se acumulan en la cavidad dentro del diente y ejercen presión sobre la membrana periodontal, lo que puede causar un dolor inmenso.

Si el diente se torna oscuro o con decoloración amarilla, gris o negra puede ser un diente que este muriendo. Esto se produce porque los glóbulos rojos están muriendo.

Publicidad:

También puedes leer: Récords del rayo más largo del mundo.

Las posibles causan son: caries dental y trauma dental.

La caries dental: comienza en la capa más externa del diente, pero con el tiempo puede causar caries que penetran en las capas más profundas. Si estas cavidades no se tratan, pueden llegar a la pulpa y crear una vía para que las bacterias entren en el diente y provoquen la muerte del nervio.

Trauma dental: Si hay un trauma físico en el diente, como una lesión deportiva o una caída, los vasos sanguíneos pueden reventar, o se puede cortar el suministro de sangre al diente.

Publicidad:

 

Visitas:

Como sabemos, un diente tiene tres capas: esmalte, dentina y pulpa. La pulpa contiene los vasos sanguíneos y los nervios. Los nervios muertos o moribundos en la…