Tucucu.com
Bogi Fabian y sus obras fluorescentes que brillan en la oscuridad | Kreator estreno «Satan Is Real « | Las varices como problema circulatorio | Algunos datos curiosos del ácido hialurónico | Trump firmó la orden para la construcción del muro en la frontera con México | Qué son los comedones, espinillas o puntos negro | ¿Cómo cambiar el nombre de usuario en Twitter sin perder tus followers? | MITO: aumento del calor y la ocurrencia de un sismo | Aquí te mostramos la lista completa de las nominaciones al Óscar | Los 10 programas que más consumen energía en tu móvil |

Turco que da la vuelta al mundo en velero llegó por accidente a Venezuela


El turco Cengiz Arslano?lu llegó a las costas venezolanas por error el domingo 1 de abril, cuando culminaba una semana de celebraciones religiosas en el país sudamericano. No era una parada planificada en la vuelta que está dando al mundo en su bote y que tiene como destino final el mismo punto de partida: Turquía.

Publicidad:

También puedes leer: Conoce las fotos famosas de Murad Osmann que lo hacen un artista en Instagram

Agencia Anadolu

Con las estrellas y una brújula como únicas guías, aspiraba a arribar a Panamá, para adentrarse en aguas del Océano Pacífico y continuar su largo viaje hacia Asia. Pero una sucesión de imprevistos llevó al navegante aficionado hasta el país del que su hermano –un turco que vive en la ciudad de Seattle, Estados Unidos– le dio muy buenas referencias, sobre todo de su gente.

Publicidad:

Cuando estaba en medio del Océano Atlántico, el asta de su sencilla embarcación de 3.3 toneladas se rompió. Esto lo obligó a navegar 35 días con diesel, hasta llegar a la isla de Santa Lucía, en el mar Caribe. Tras dedicar dos meses a reparar la embarcación, el 26 de marzo finalmente pudo zarpar hacia Panamá.

Durante cuatro días no tuvo viento a favor. Esto lo obligó a utilizar el combustible nuevamente. Pero pronto se le agotó y se quedó varado. A su alrededor no había otros barcos, pero sí delfines, una de las tantas especies marinas que ha visto en el recorrido que emprendió el 22 de agosto de 2017.

Él no lo sabía entonces pero ya estaba en aguas venezolanas, específicamente en el puerto de Carenero. Pronto un grupo de pescadores locales lo encontró y auxilió.

Lo llevaron hasta un lugar donde podía abastecerse de combustible, aunque le informaron que debía esperar hasta el día siguiente. Lo recibieron en sus casas y le dieron a probar las famosas arepas venezolanas, rellenas con queso. El platillo lo hizo recordar la börek de su país.

La mañana del lunes, la Guardia Costera venezolana –que lo había abordado la tarde anterior, mientras intentaba repostar– lo escoltó hasta un puerto más grande, el de La Guaira, donde podían tramitar lo que las autoridades consideraron una “entrada forzosa” al país. Fue allí donde Arslano?lu pudo comunicarse con la embajada de Turquía en Venezuela, para que lo ayudaran a continuar su viaje.

Venezuela tampoco había estado entre las paradas del también navegante amateur Sadun Boro, el primer turco que dio la vuelta al mundo en un bote 50 años atrás, y en cuyo honor Arslano?lu emprendió el suyo. Procuró ser lo más fiel posible a la versión original del viaje, pero en el mar las cosas fueron cambiando.

Un sueño hecho realidad

Hace 52 años, Arslano?lu nació en Turquía casi a orillas del mar Negro. Pese a esto, en cinco décadas nunca lo navegó. Sin embargo, tenía el sueño de repetir la hazaña de su ídolo, Boro.

En un encuentro que tuvieron en 2013, Arslano?lu le llevó unos obsequios y le dio la noticia: en 2017, cuando se cumplieran 50 años de su regreso a Turquía dando la vuelta al mundo, él saldría a hacer su propio recorrido.

A Boro le sorprendió que estuviera tan decidido a hacerlo, sin haber tenido ningún tipo de experiencia previa en la navegación. Él, en cambio, había crecido en botes de remo y veleros y antes de cumplir los 30 años ya había hecho su primer viaje largo, desde las Islas Británicas hasta las islas del Caribe.

Boro murió en 2015 y no pudo estar ahí para ver a Arslano?lu zarpar de Estambul. La televisora de su equipo de fútbol favorito, el Fenerbahçe, sí; y documentó su partida, junto a una novia y a un perro mestizo de tres meses de vida. También llevó consigo el consejo que le había dado su ídolo: si quería hacer las cosas bien, debía ponerles corazón.

Los contratiempos, sin embargo, le han acompañado desde el comienzo. Antes de hacer su primera parada en Grecia, se enfrentó a las duras condiciones climáticas del mar Mediterráneo. Pero logró superar el primer reto y siguió la ruta con paradas en Italia, Francia, España, Marruecos y Cabo Verde, donde finalmente se adentró en el Océano Atlántico.

Atrás quedaron sus ocupaciones en una tienda de delicatessen de Frankfurt, la ciudad alemana en la que se había residenciado y también su oficio en el mundo de la construcción. Ahora recorría el mundo en un barco de 1991, que había estado parado por muchos años en un lago de Alemania y que compró específicamente para la travesía.

Sin novia pero con ‘Pupa’

Desde el puerto de La Guaira, en Venezuela, con un cachorro más crecido y sin su acompañante femenina –que perdió en el recorrido–, Arslano?lu mostraba la tarde del martes unas fotos en blanco y negro de un libro que sacó del camarote del barco. En las gráficas, se veía a Boro junto a su esposa y un gato: la tripulación original.

Cuando se encontró con sus compatriotas de la delegación turca, que acudió a su encuentro en el puerto, encabezada por el embajador ?evki Mütevellio?lu, una sonrisa sincera se esbozó en su rostro. Pupa –popa, en español–, su acompañante fiel, no paraba de menear la cola.

La curtida piel de Arslano?lu es la prueba de que en casi ocho meses no ha abandonado la parte superior de su bote, en cuya asta ondea la bandera de Turquía y en cuya popa está la de Alemania. Es allí, al aire libre, cuenta el navegante, donde pasa el día y la noche, y donde pasará el próximo año y medio. Ese es el tiempo que, estima, le tomará retornar a su país natal.

En el libro que aspira a escribir cuando culmine, tal como lo hizo su ídolo, aseguró que su inesperada parada en Venezuela tendrá un capítulo importante.

Gracias a la intermediación de la Embajada de Turquía con las autoridades venezolanas, Arslano?lu pudo zarpar de Venezuela, cerca de las 17:00 hora local, este miércoles 4 de abril hacia Panamá.

Como insistiera el embajador en la Guaira, Mütevellio?lu: “Turquía y Venezuela están lejos en el mapa pero cada vez son más cercanas”.

Leer más