Tucucu.com
Jesús y Yorky en lo más alto de la cartelera musical venezolana | Estas son las 7 formas de aumentar tu fuerza de voluntad | Los elocuentes cómics creados por una venezolana que te harán pensar | Nueva moda en China, ahora los novios deben mantener sexo frentes a sus invitados después de su boda. | Recientes estudios encuentran una posible cura a la diabetes | ¡Sin palabras! No podrás creer la transformación de esta chica Punk | Piloto del avión “Chapecoense” nunca avisó de una emergencia | ¿A dónde hay que ir? Madonna promete sexo oral a quien vote por Clinton | Lo que deberías saber sobre soñar con caer dientes | Si eres una chica soltera te sentirás identificada con estas 15 ilustraciones |

¿Quieres que tu hijo sea más cariñoso?



Debes de ser un ejemplo a seguir para tu hijo, trátalo con cariño y eso va hacer que el niño exprese sus sentimientos de igual manera.

Publicidad:

También puedes leer: El yogurt ayuda a adelgazar y a la atracción física

Muchos padres sueñan con llegar a casa y recibir un abrazo grande de sus hijos y a veces no sucede pero no creerás lo fácil que puede llegar hacer. Los motivos de la falta de afecto de los hijos podría ser traumas emocionales o falta de cariño, cuando pasa esto es bueno averiguar porque sucede esto y como puedes ayudarlo.

No te desanimes todos eso hábitos podrían cambiar si comienzas a tratarlo con amor y comprensión.

Publicidad:

¿Cómo tener un hijo cariñoso?

A los hijos les encanta imitar a sus mayores. Por eso es muy importante tener una buena imagen delante de ellos. Si quieres tener un hijo cariñoso, uno de los puntos primordiales para lograrlo es enseñarle a ser amoroso con la gente y tener dichas acciones como hábitos, las cuales pueden ser: sonreír, saludar con afecto y ser atento con las demás personas.

1. Demuéstrale afecto

Despierta a tu hijo con besos y abrazos, al igual que en el momento de ir a dormir. Al convertir este gesto en un hábito, él lo repetirá con sus seres amados, como sus amigos y familiares. Esto hará que mejoren sus relaciones personales y, a la vez, lo convertirá en una persona más cariñosa.

2. Hazlo sentir seguro

Muchos niños dudan del cariño de sus padres debido a la ausencia de gestos o porque no expresan el amor que sienten por sus hijos. Muchos de esos niños pueden volverse rebeldes con el tiempo.

Hay momentos que puedes compartir con tu pequeño, como ver televisión, leer, comer, jugar, e incluso, dormir juntos. Al pasar estos momentos únicos con tu niño, lo harás sentir más seguro y podrás tener un hijo cariñoso.

3. Garantiza para él un hogar libre de violencia

Quizá tu hijo pueda causarte estrés o molestias, pero siempre es bueno saberlo controlar.

De no hacerlo, puedes gritarle y herirlo físicamente sin necesidad. Así lo único que lograrás será que se aleje de la idea de ser cariñoso con los demás, y principalmente, contigo. Al aprender  cómo manejar dichas emociones, podrás evitar consecuencias que lamentarás en un futuro.

4. Enséñale el valor del respeto

Cuando tu hijo te acompaña a hacer las compras, ir de paseo o algún otro lugar, capta con atención cómo tratas a las demás personas. Si eres de aquellas que saluda con mucho amor y respeto, probablemente, tener un hijo cariñoso no será difícil para ti. Al enseñar dicho gesto, le estás demostrando el sentido de respeto que se debe tener con los demás.

5. Sé un ejemplo

Saluda a todos con afecto, habla de las cosas que amas hacer, sé generoso con los más necesitados e inculca estos hermosos valores a tu pequeño.

Los hijos siempre querrán llegar a ser como sus padres, así que siempre luce como un superhéroe para ellos, ya que eres la persona que más van a admirar.

Hoy en día la tecnología y las rutinas pesadas de trabajo nos están alejando cada día de nuestros seres mas amados que son nuestros hijos.

Cada hijo es un mundo diferente. Habrá unos que, por sus propios rasgos de personalidad, no querrán ser muy expresivos. Sin embargo, hay casos en los que tú como padre puedes ayudar.

Hazlos sentir más seguros, enseñándoles buenos valores y dando muchos besos y abrazos. Dedícale momentos a tus pequeños, porque te lo agradecerán en un futuro.