En la mayoría de los casos se escucha que las mujeres en algunas oportunidades les cuesta mucho llegar al orgasmo y, en cierto modo, es verdad porque ellas necesitan ser muy estimuladas para conseguirlo pero esto no quiere decir que el hombre no pueda pasar por este problema; en algunos casos el hombre no puede llegar al orgasmo.

También puedes leer: El bigote es capaz de modificar el rostro del hombre

Se trata de una disfunción que consiste en la ausencia de efecto de placer a pesar de una eyaculación total o parcial. Es la falta recurrente del orgasmo, después de una excitación en la que, generalmente, la respuesta eyaculadora queda inhibida parcialmente. La fase de emisión del semen se da en forma de ‘goteo’.


En el caso del hombre es muy difícil fingir el orgasmo porque siempre viene acompañado de la eyaculación.

La anorgasmia masculina no significa impotencia. La anorgasmia hace referencia a la incapacidad para llegar al orgasmo una vez que se está excitado. La impotencia o disfunción eréctil, por su parte, es la imcompetencia para conseguir o mantener la erección durante una relacion sexual.

Las causas

Publicidad:

También puedes leer: ¡Confirmado! Estudio revela que a los hombres les cuesta trabajo hacer varias cosas a la vez

En la mayoría de los casos, este trastorno es producido por causas puramente psíquicas, por lo que la terapia psicológica es un factor relevante. Adicionalmente, existen otras rezones de naturaleza física o biológica que pueden coadyuvar a la aparición de este problema.

  • Ingesta de medicamentos para el sistema nervioso central, tales como anticonvulsivos, antidepresivos y antipsicóticos.
  • Alteraciones anatómicas de las vías seminales.
  • Lesiones neurológicas.
  • Hiperprolactinemia (nivel alto de la hormona prolactina –generadora de la leche materna- en la sangre).
  • Iatrogenia (daño de la salud causado por un médico) quirúrgica.
  • Diabetes.
  • Lesiones de la médula espinal.
  • Fobias sexuales, inseguridad sexual y problemas en la relación de pareja.
  • Tensión y angustia.
  • Depresión.
  • Estrés.
  • Situaciones traumáticas anteriores.
  • Miedo al rechazo.

Importante será conocer que la anorgasmia no es anaeyaculación; en esta última, el individuo no expulsa semen y tampoco logra alcanzar el deleite en medio del encuentro íntimo con su pareja.

¿Cuáles son las soluciones?

Es frecuente que frente a dificultades de tipo sexual, tendamos a pensar que con el tiempo se solucionarán, pero no es así. En muchos casos, empeoran impactando negativamente en la estabilidad y la armonía de la pareja o en la autoestima de uno de los dos. Por ello, es recomendable seguir consejos que ayudarán a solucionar, en este caso, la anorgasmia.

Publicidad:

  • Consultar con un profesional.
  • Recibir terapia psicológica individual y, en otros casos, un plan en el que intervenga la pareja.
  • Acudir con un sexólogo en pareja antes de casarse o relacionarse formalmente.
  • Hacerle saber a la pareja las preferencias propias.
  • Hablar con la pareja sobre la anorgasmia.
  • No obsesionarse con alcanzar el orgasmo ni sentirse menos hombre (o mujer) cuando no se llega al clímax.
  • Fomentar los juegos previos al coito. No ir directamente a la penetración.
  • Practicar la masturbación, en solitario o en pareja, para aprender a conocer los tiempos necesarios para llegar al orgasmo.
  • Ingerir entre 5 y 30 mg. de cloruro de betanecol dos o tres veces al día.

Debemos tratar a la anorgasmia manteniéndonos informados sobre la sexualidad y todos los aspectos de nuestro cuerpo. Así podremos derrumbar pensamientos erróneos sobre el tema y podremos contar con encuentros mas satisfactorios.

Visitas:

En la mayoría de los casos se escucha que las mujeres en algunas oportunidades les cuesta mucho llegar al orgasmo y, en cierto modo, es…