Ramón y Cajal: Los dibujos que volvieron más fácil entender nuestro cerebro



El premio Nobel español Santiago Ramón y Cajal es para la neurociencia lo que Einstein a la física o Darwin a la biología.

También puedes leer: La nutrición en los miños y los hábitos alimenticios

Por sus avances, investigaciones y conocimientos, se le reconoce como “el padre de la neurociencia moderna” y se le distinguió con el Premio Nobel.


Un joven rebelde

Antes que por la medicina, Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) se interesó por la fotografía y la pintura. Pero su padre, también médico cirujano, le convenció finalmente de que estudiase medicina. Al concluir la carrera y ganar las oposiciones fue destinado a Cuba como médico militar.

Tras la amarga experiencia de su estancia en la isla caribeña, y de su baja por grave enfermedad, comienza a su vuelta a España, en el año 1875, su doctorado, su labor docente y su vocación científica.


Adquiere un microscopio (un microtomo), reactivos químicos y colorantes y en un modesto laboratorio inicia sus investigaciones histológicas.

Se casa por amor, y contra la opinión de sus padres y amigos, y tiene siete hijos, pero sigue opositando y ganando cátedras como las de Valencia (Anatomía Descriptiva) y Barcelona (Histología).

El año 1888 fue, como él mismo lo definió, su “año cumbre”. Descubrió los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas de la materia gris del sistema nervioso cerebroespinal.


En su época, sobre el sistema nervioso, había una hipótesis defendida por casi todos los neurólogos: la “teoría reticular”. Sostenía que el sistema nervioso era un tejido continuo y que estaba formado por fibras nerviosas en forma de una compleja red en la que el impulso nervioso se propagaba sin interrupción.La doctrina de la neurona

Pero el científico español, en 1888, publicó un artículo en el que decía que cada célula nerviosa era “un cantón fisiológico absolutamente autónomo”. Su doctrina de la neurona afirmaba que las células nerviosas eran unidades anatómicas individuales que se comunicaban entre sí sobrepasando los huecos entre ellas a través de sus “ramificaciones”.

Su teoría fue cobrando apoyo gracias al desarrollo de una técnica nueva para visualizar neuronas, que fue creada por el científico italiano Camillo Golgi y refinada por el propio Cajal. Ambos investigadores compartieron el premio Nobel de medicina en 1906 por ese trabajo.


Hasta el día de hoy la doctrina de la neurona de Ramón y Cajal es la que se sigue estudiando en las aulas de medicina de todo el mundo.

Leer más sobre esta nota

Loading...
Deja tu comentario
Cache fecha: 07-06-2018 14:30:13