Tucucu.com
Los autos eléctricos podrán cargarse de forma gratuita  | Conoce el río hirviente del amazonas el Shanay Timpishka | Día de Santa Bárbara | Cosas muy extrañas que podrás ver en el subte, metro o tren | Estas son las etapas felices de una borrachera | Led Varela estrena su primer Stand Up Comedy en solitario | Cosas que debes evitar para no alejar a tu pareja de ti | 15 escaleras harán que tu subida al segundo piso sea mucho mejor | Cómo crear un certificado self signed desde Windows | ¡De la cárcel a las pasarelas! El preso que se convirtió en modelo presente en Fashion Week |

¿Quieres echar un polvo?



Los españoles conocieron en la posguerra el hedonismo y la buena vida y, por consecuencia, se incrementó el vicio del tabaco inhalado (el célebre rapé), muy popular en las altas cortes francesas. Todos los hombres que se preciaban de “elegantes” llevaban en su bolsillo un recipiente, generalmente de plata, donde guardaban polvo de tabaco aromatizado (rapé), que se intercambiaba como signo de cortesía: “¿Quieres echar un polvo?”. Pero como era de mala educación inhalar frente a las damas, los hombres cuando sentían el síndrome de abstinencia, salían del salón con la excusa de “echar un polvo”.

Publicidad:

También puedes leer: ¡OMG! Esta actriz de Hollywood aumentó 15 kilos

Muchas veces la ausencia del salón no era exactamente para inhalar rapé, sino para tener un encuentro con alguna damisela en las habitaciones altas que tenían todas las casas de “buena familia”, y se ausentaban diciendo “voy a echar un polvo”, perdiéndose por las habitaciones donde se encontraba con su amante para tener un encuentro sexual.