Tucucu.com
Sitios que contienen libros digitales gratuitos y legales | El TEASER de PETER DINKLAGE creado por COLDPLAY | Ortografía: Como se escribe «En serio o Enserio» | Listo Samsung Note 7 puede ser reembolsado por otro nuevo y de mejor calidad. | Demandan a Beyonce por usar frases de un youtuber en una de sus canciones | El hombre que quiere ser un “Dragón” | Que significa la expresión ¡a mandar! | Canadiense buscado por homicidio fue encontrado en Margarita | Diseños creativos de las esponjas scotch brite | Trillizos separados al nacer: el siniestro experimento del doctor Neubaur |

¿Quieres echar un polvo?



Los españoles conocieron en la posguerra el hedonismo y la buena vida y, por consecuencia, se incrementó el vicio del tabaco inhalado (el célebre rapé), muy popular en las altas cortes francesas. Todos los hombres que se preciaban de “elegantes” llevaban en su bolsillo un recipiente, generalmente de plata, donde guardaban polvo de tabaco aromatizado (rapé), que se intercambiaba como signo de cortesía: “¿Quieres echar un polvo?”. Pero como era de mala educación inhalar frente a las damas, los hombres cuando sentían el síndrome de abstinencia, salían del salón con la excusa de “echar un polvo”.

Publicidad:

También puedes leer: El chavo del 8 llega a la vecindad (+Video)

Muchas veces la ausencia del salón no era exactamente para inhalar rapé, sino para tener un encuentro con alguna damisela en las habitaciones altas que tenían todas las casas de “buena familia”, y se ausentaban diciendo “voy a echar un polvo”, perdiéndose por las habitaciones donde se encontraba con su amante para tener un encuentro sexual.