Tucucu.com
¿Sabías que si existe en la realidad la tumba de la Llorona? | El cometa de 1923 que pasó muy cerca de la Tierra | Las 60 preguntas horribles que debes evitar hacer | Las 3 formas de decir te amo en japonés | Teoría de que Bruno Mars es el hijo mayor que dijo Michael Jackson. | El coíto de los perros y porque no se le puede separar | Las islas Diomedes, a 3 kilómetros de distancia y 23h de diferencia | Ética y vergüenza en la cara | El origen del los apellidos en el mondo | Josephene Myrtle Corbin la mujer de 4 piernas |

Este hombre abandonó a su amante al saber que estaba embarazada. Y a los 9 meses recibió esta carta




Share on Google+

Nadie puede saber lo pasará en el futuro, por esa y otras razones uno tiene que pensar en las consecuencias de sus actos. Si se vive irresponsablemente, quizás los años posteriores estén llenos de malas noticias. El hombre de la historia a continuación desearía haber pensado dos veces sus movimientos.
Él era infiel a su esposa, tenía una amante a la que veía constantemente. Un día recibió una noticia que lo hizo tomar decisiones drásticas. Conoce el relato completo aquí:

También puedes leer: 20 sorprendentes inventos para hacer la vida cotidiana más placentera

Durante varios años un hombre casado mantuvo una relación con una mujer italiana. Ella le dijo un día que había quedado embarazada.
El tipo necesitaba cuidar su reputación y no quería echar a perder su matrimonio. Por eso le ordenó que regresara a Italia para que el bebé naciera en secreto, junto con esto le dio una gran cantidad de dinero. También le dijo que le enviaría sumas cada mes hasta que el niño cumpliera la mayoría de edad.

Publicidad:

La amante aceptó y después le preguntó cómo sabría él cuando naciera el bebé. El hombre le dijo que para evitar escándalos, ella tendría que enviarle una tarjeta postal con la palabra “Espaguetti”. Así él entendería que el niño había nacido. Ambos se despidieron y ella viajó de vuelta a su país.

Pasaron 9 meses…

Un día el hombre volvió a su casa y la esposa lo estaba esperando con cara de sorpresa.
-Cariño -dijo ella-, hoy nos llegó una tarjeta bien extraña.
-¿En serio? Déjame verla-, le respondió.
La mujer le entregó la tarjeta. Lo estaba observando atentamente. Después de leer un par de líneas, el hombre se puso pálido y luego se desmayó. La esposa se apresuró a ayudarlo.
La tarjeta quedó tirada en el suelo.
Ésta decía: «Espaguetti, espaguetti, espaguetti, espaguetti, espaguetti. Tres con albóndigas, dos sencillos. Solicito que me envíes más salsa».