Tucucu.com
Los animales y sus caras (+Galería) | Cortar las orejas y la cola a tu perro mira los riesgos | System of a Down ya trabajan en su primer disco en diez años | Cómo hacer un CD con efecto estroboscópico | Cuando tu novia te diga escríbeme algo bonito dile (∂ + m) Ψ = 0 | ¡Para endulzarte la vida! Prepara una rica crema con durazno | Rétate y encuentra todos los errores científicos que muestran la imagen | Consejos para no convertirse en víctimas de fraudes por la internet | ¡Lo que faltaba! En Bangkok crearon la «Policía Pokemón» para evitar locuras | Cómo tapar tus paquetes de arroz y granos de forma sencilla y hermética |

18 reglas del Dalai Lama para vivir en armonía




Share on Google+

Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros involucran un gran riesgo.

También puedes leer: Sabes en que consiste BAR MITZVA Y BAT MITZVA

Cuando pierdas, no pierdas la lección

Publicidad:

Sigue las tres “R”:
– Respeto por ti mismo.
– Respeto por los demás.
– Responsabilidad por todas tus acciones.

Recuerda que el no obtener lo que quieres, es a veces un maravilloso golpe de suerte.

Aprende las reglas, de manera que sepas cómo romperlas apropiadamente.

Publicidad:

No permitas que una pequeña disputa dañe una gran amistad.

Cuando te des cuenta que has cometido un error, toma inmediatamente las acciones para corregirlo.

Pasa algún tiempo solo cada día.

Publicidad:

Abre tus brazos para cambiar, pero no dejes ir tus valores.

Recuerda que el silencio es a veces la mejor respuesta.

Vive una vida buena y honorable. Entonces, cuando envejezcas y mires atrás, serás capaz de disfrutarla una segunda vez.

Una atmósfera de amor en tu hogar es la el cimiento para tu vida.

En los desacuerdos con los que amas, trata solamente con la situación actual. No traigas el pasado.

Comparte tu conocimiento. Es una manera de alcanzar la inmortalidad.

Sé gentil con la Tierra.

Una vez al año, ve a algún lugar en el que no hayas estado antes.

Recuerda que la mejor relación es aquella en la que tu amor por el otro excede tu necesidad de el otro.

Juzga tu éxito por aquello a lo que tuviste que renunciar para alcanzarlo.