Tucucu.com
Con estas ilustraciones homenajearon a la gimnasta mexicana que fue criticada | Como hacer para tener un bigote a lo «The Dallas» | Descubren el virus de la estupidez humana | ¿Cuánto tiempo sobrevivirías en cada planeta sin un traje espacial? | Cualidades de las moscas que ganarán tu respeto | Se hace más de 90 cirugías para parecerse a Britney Spears | 10 increíbles maneras de delinear tus ojos para sacarle provecho a tu mirada | Palabras cultas: Sucinto | 7 tips para poder quemar grasa | Los veinte preceptos de Gichin Funakoshi |

Atenea y la manzana de la discordia



Atenea participa en muchos mitos, uno de ellos es este: «Cuenta la leyenda, que cuando Peleo y Tetis se casaron enviaron invitaciones a la fiesta para todos los dioses, como no querían tener problemas en un día tan especial, decidieron que lo mejor sería no invitar a Eris, conocida como La Discordia. Eris se enojó tanto que se apareció en el banquete de bodas de todos modos. Furiosa se dirigió a la mesa donde se encontraban las diosas más hermosas: Hera, Atenea y Afrodita y arrojó una enorme manzana con una inscripción tallada que decía: «Para la más Hermosa». Hera dijo: Debe ser para mí. Pero al instante, Atenea y Afrodita también reclamaron la manzana y pusieron a Zeus como árbitro.

Publicidad:

También puedes leer: Leyendas Urbanas "Kuchisake-onna" La Mujer de la Cara Cortada

Zeus, no quería tomar parte por ninguna de las diosas ya que sabía que por lo menos dos de ellas terminarían haciendo reclamos por su intervención o lo que es peor, enemistadas con él y decidió sacarse el problema de encima.

No se le ocurrió nada mejor que enviar a las tres diosas ante el joven y hermoso Paris para que decidiera él.

Publicidad:

Una a una las diosas fueron desfilando ante él cubriéndolo de promesas.
-Prometo darte poder y riquezas si me eliges- Dijo Hera.
Atenea le prometió: -Si dices que yo soy la más bella, te otorgaré gloria en las guerras y fama por doquier-. Pero , la sensual Afrodita, que era muy astuta, le ofreció la mujer más hermosa por esposa y esto lo convenció definitivamente.
Afrodita obtuvo la manzana de oro y de allí en más Hera y Atenea se convirtieron en sus peores enemigas.

Afrodita , fiel a su promesa le ayudó a Paris a conseguir el amor de Helena, que se convertiría en el motivo de la famosa guerra de Troya.»