Tucucu.com
Responsabilizarán a Facebook por mensajes de intolerancia | Nacer por cesárea es pecado según la Iglesia del Final de los Tiempos | Como detener la caída del cabello | Qué es el insomnio y qué enfermedades produce | La fábrica de Porsche podría hacer taxis voladores | Monje budista se escapa para celebrar San Valentine’s. | Horarios de racionamiento eléctrico ya están listos | Un ex testigo de Jehová revela algunos hechos de esta religión. | Descubren meteorito en la Antártida que podría explicar la vida en la Tierra | Vacas con huecos en el estómago que te dejarán en shock |

La historia detrás del Toronto la deliciosa golosina venezolana



Breve Historia del Origen del Toronto. El Toronto es uno de las golosinas más famosas de Venezuela. Su historia comienza con el viaje de su creador, Ernst Weitz, un inmigrante de Polonia que llegó a Venezuela con apenas 19 años.
El Sr. Ernst Weitz aprendió el oficio de Confitero Industrial en Viena, Austria, y llega al Zulia por un contrato, pero luego se muda a Caracas, ya que sus antiguos jefes en Viena se vienen a Venezuela y montan una pastelería llamada “La Vienesa” ubicada en Sabana Grande.
Ernst Weitz no era muy experto en el negocio, ya que su especialidad eran los procesos industriales. Pero al poco tiempo pasaría a formar parte del equipo inicial de la gran industria de la confitería venezolana “Savoy”.
En 1941, los hermanos austríacos Rodolfo, Roberto y Fernando Beer se asocian con John Miller, quien trajo de Escocia la maquinaria necesaria para la elaboración de chocolates y registran la compañía Savoy Candy Compañía Anónima. El primer lanzamiento de la compañía fue el chocolate Savoy.
Ya para el año 1949, Savoy incluye en sus productos el «Toronto» y el «Ping Pong», ambos fueron creados con la ayuda de Ernst Weitz. El Ping Pong fue uno de los primeros éxitos de la compañía, se vendían en latas de dos kilos y medio, pero el señor Ernst se da cuenta que los productos americanos se vendían en bolsitas y tenían una gran demanda, lo que propone y ayuda a mejorar los empaques de dichas chucherías.