Tucucu.com
¿Quieres bajar la barriga sin pasar hambre? | Poros son parte importante de tu rostro que debes cuidar | ¿Utilizas la zanahoria y el repollo en tus recetas? | ¿Sufres de envejecimiento prematuro? Descubre cual podría ser la causa | ¿Qué significado tiene soñar con labios hermosos? | Bon Jovi estrena hoy «New Year’s Day» | WIFI en todas las zonas urbanas de manera gratuita en Europa para el 2020. | 10 románticas fotografías de bodas gays que evidencian la magia del amor | Suicidios aumentaron 10% en EE UU tras el de Robin Williams | Casas de cambio en la frontera colombo-venezolana abren sus puertas |

Quién fue Beatriz Portinari en La Divina Comedia



El amor imposible de Dante fue Beatriz Portinari a quien inmortalizó en su obra: La Divina Comedia y en sus sonetos de la Vita Nuova. Dante nos descubrió una nueva forma de amar sin egoísmo, sin correspondencia, sin esperanza. Una amor idealizado que le permite seguir viviendo con Beatriz como musa de su obra.

Publicidad:

También puedes leer: Poema de Ana Frank fue subastado en Holanda

Dante y Beatriz se conocieron, según algunos, desde la niñez y, según otros, en la adolescencia; como quiera que fuera, Dante se prendó de «la gloriosa señora de sus pensamientos», de quien hizo la razón de su existir. La sonrisa y el leve saludo que Beatriz le prodigaba a Dante cuando casualmente se encontraban, bastaban para satisfacer el profundo amor que el poeta le profesaba. Beatriz contrajo nupcias con un rico banquero y Dante buscó consuelo en el maravilloso mundo de la poesía, dando rienda suelta a su imaginación, produciendo nuevas rimas, todas ellas reflejando el amor que sentía por su dama.

Los jóvenes florentinos difundían las poesías de Dante, al recitarlas en las reuniones y, Beatriz al escucharlas se reconoció en ellas. Ella, dama virtuosa y además casada, se sintió lastimada en su dignidad, por ser la inspiración de un amor insano y, desde entonces, cuando solía encontrarse con Dante, aquel breve saludo con el que contaba el poeta para iluminar su existencia, le era negado. Las congojas de Dante no terminarían ahí, poco tiempo después Beatriz cayó enferma, contagiada de la peste negra o bubónica, y en 1290, la muerte hizo acto de presencia y el fiel enamorado sólo pudo seguir de lejos el cortejo, acercándose a la tumba de la amada cuando todos se habían retirado. Dante, hundido, trocó su vida en un constante disfrute de placeres, prodigándose múltiples amantes.

Publicidad:

Tres años más tarde, contrajo matrimonio con Gemma Donati, la joven que su padre le había escogido para esposa, a la cual no amaba, lo que no impedía que ella le brindara su ternura y admiración, comprendiendo que su esposo no era como los demás hombres. Gemma hizo posible que Dante gozara de un breve tiempo de paz y tranquilidad, tiempo que aprovechó para terminar «La Vida Nueva», mitad en verso y mitad en prosa, poemas en los que, una vez más.