Tucucu.com
Color del vestido azul y negro o blanco y dorado (Explicación) | Conoce los maravillosos cenotes de la peninsula de Yucatán, México | Conoce los factores que aceleran el envejecimiento | Mujer se separa de su marido por apoyar a Donald Trump | Las princesas de Disney con otras etnias | Muñeco mueve un brazo durante una grabación en una habitación | Cómo se escriben las palabras terminadas en “mente” | Princesas Tatuadas de Disney con estilos Hipster, Glam, Pin-Up y Gothic | La insulinización puede ayudar a los pacientes diabéticos | Suspenden partido de béisbol por falta de agua |

Este es el milagro que canonizará a José Gregorio Hernández



Esta es la historia del milagro del Dr. José Gregorio Hernández.
Una niña recibe una bala en la cabeza, pierde masa cerebral.
La protagonista es la pequeña Yaxury Solórzano Ortega, que tenía diez años el 10 de marzo de 2017, cuando unos delincuentes la asaltaron, a ella y a su padre, para robarles la motocicleta. Les dispararon y una bala alcanzó la cabeza de la niña en la zona tempoparetal derecha, dejándola gravemente herida. Los hechos sucedieron en el caserío Mangas Coveras del estado Guárico, donde residen. Fue difícil llevar a la niña por caminos complicados hasta una localidad más poblada, y desde allí, en lanchas por el río hasta San Fernando de Apure, donde fue internada al hospital Pablo Acosta Ortiz. Inexplicablemente no fallecía a pesar de que Fue internada cuatro horas después de recibir el disparo en la cabeza. en este hospital no había neurocirujano. Aunque su estado era crítico, pasaron unas 48 horas hasta que fue operada. La niña estaba desangrada y presentaba pérdida de masa encefálica.
“La madre de la niña, al enterarse de que el especialista realizaría la cirugía a su hija sin muchas esperanzas por parte de los médicos. le pidió a José Gregorio, de quien es muy devota, que le salvara a su hija. Asegura que el Venerable le dijo: ‘No te preocupes, que tu hija va a salir bien”, y que después comenzó a sentir una paz que no había sentido desde el incidente”. El neurocirujano avisó de que, si la niña sobrevivía a la operación, quedaría seriamente discapacitada con secuelas graves en su movilidad, habla, memoria e incluso visión. Esperaban que pudiera mejorar algo, lentamente, en la movilidad, con mucha terapia y asistencia.
HE AQUÍ EL MILAGRO. La lesión está ahí… pero no le causa problema alguno

Publicidad:

También puedes leer: La crisis según Albert Einstein

cuatro días después de la operación, Yaxury comenzó a rechazar los tubos que la limitaban y reaccionó positivamente a todo tipo de pruebas. En apenas 20 días salió del hospital completamente sana, caminando sin dificultad y hablando y viendo sin problema alguno. Lo más asombroso es que los médicos han comprobado que hay lesión en el cerebro, pero que no le causa ningún problema. “El hecho fue calificado como inexplicable por el tribunal cuando una tomografía realizada el pasado diciembre, ordenada por el tribunal, mostró que la niña tiene la lesión en el cerebro, pero se encuentra totalmente asintomática, sin secuelas, cuando —21 meses después de haber recibido el balazo, ahora con 12 años— debía presentar discapacidad, según el pronóstico del neurocirujano”, agregó el informante. Así se cumple lo que exigen las normas del comité médico de la Congregación para las Causas de los Santos: que la curación sea instantánea o muy rápida, médicamente inexplicable, y que persevere y se mantenga en el tiempo. Habiendo pasado estos 21 meses, queda clara la perseverancia de la curación.
Hay un factor añadido: en un país que está sufriendo con una inflación criminal, causando hambre, falta de medicinas, venezolanos fuera de su país, entre mucha decadencia, que un santo intervenga para sanar a una niña de un balazo tiene un valor especial. Es un milagro elocuente.
El doctor Gregorio sería el primer laico, primer varón y primer científico en los altares de Venezuela.

Publicidad: