¿Qué es el Fordismo?

El Fordismo es una metodología científica ideada por el empresario Henry Ford (1863 a 1947), caracterizada por la producción masiva que revolucionó la industria automovilística en 1914, cuando se creó la primera línea de montaje automatizado. Ford creó el mercado de masa para automóviles. Los vehículos eran montados en una estera que se movía en cuando el funcionario se quedaba parado esperando el vehículo acercarse para realizar paso por etapa de la producción.

También puedes leer: Las 11 novias de Bart Simpson en la serie televisiva

Y eso no exigía casi ninguna calificación del obrero. Otra característica de la metodología de Ford, era que el trabajo era entregado directamente al obrero, no siendo necesarios movimientos inútiles. Pero el Fordismo sólo ganó fuerzas incluso en la década de 1950 y 1960, sin embargo en 1970 la metodología entra en declive a causa de General Motors, que flexibiliza su producción y su modelo de gestión, lanza diversos modelos de vehículos y adopta un modelo de gestión profesionalizado y supera a Ford (la mayor automotriz de vehículos del mundo).


Aún en la década de 1970 tras el choque del petróleo y la entrada de competidores japoneses en el mercado automovilístico, el fordismo pierde fuerzas y es gradualmente sustituido por el sistema Toyota de producción. Fue gracias al taylorismo-fordismo que el automóvil se convirtió en un producto de consumo masivo, se popularizó, y debido a los salarios elevados y facilidad de crédito al alcance de la clase media, muchas personas consiguieron adquirir su propio vehículo, el célebre modelo T, lanzado en 1908 por la Ford Motor Company.

¿Qué es el Taylorismo?

Taylorismo es derivación del nombre del padre de la Administración Científica, el ingeniero y también economista Frederick W. Taylor (1856 – 1915). Por introducir la utilización de métodos científicos cartesianos en la administración de las empresas. Sus estudios buscaron alcanzar la eficiencia y eficacia del proceso industrial.

El control flexible y mecanicista elevó fuertemente la producción de las industrias, pero en contrapartida generó muchos despidos e insatisfacción por parte de los obreros que se sintieron perjudicados con la nueva metodología. Taylor creía que ofreciendo instrucciones sistemáticas a los trabajadores, aumentaría la producción y la calidad de los productos y servicios, también creía que cualquier trabajo necesitaba un estudio preliminar que determine una metodología propia, capaz de generar el máximo desarrollo y capacitación de los colaboradores. Taylor defendía la coparticipación entre capital y trabajo, en la búsqueda de menores costos, salarios más altos y el aumento de la productividad.

Publicidad:

También puedes leer: Historias como estas te demuestran que el amor infinito SÍ existe (Video)

A través del control de las actividades y de normas procedimentales, consideraba que los trabajos debían ser ejecutados de acuerdo con una secuencia y tiempo preprogramados. Para Taylor el buen empleado es aquel que no discute órdenes y hace lo que le mandan hacer, sin cuestionar y sin imponerse. Simplemente así, la gerencia planea y los obreros realizan las tareas que le son determinadas. Las ideas de Taylor inspiraron un modelo de producción industrial que vendría a revolucionar las industrias en el siglo XX.

Las similitudes

  • Maximización de la producción y elevación del beneficio;
  • Minimización de espacio, tiempo y costo de producción;
  • Aprovechamiento total de los obreros, considerando al hombre como una máquina que debe trabajar interrumpidamente.

Las diferencias

El fordismo defiende:

  • Cuanto mayor sea el salario de los trabajadores, mayor será el nivel de producción;
  • La división del trabajo y la especialización de los trabajadores;
  • La producción en masa, es decir, producir más con menor costo posible;
  • El estudio de los tiempos de tarea y los movimientos de los trabajadores;
  • El diseño de cargos y jerarquías y fragmentación de las tareas.

El Taylorismo defiende:

Publicidad:

  • Eliminar los desperdicios y pérdidas sufridos por las industrias;
  • Elevar los niveles de producción mediante la aplicación de métodos y técnicas de ingeniería industrial;
  • La reducción de la complejidad del trabajo;
  • La racionalización del trabajo;
  • La productividad en el trabajo;
  • El foco de la actividad centrado en el cliente-consumidor.

Plantillas para Planificación y Control de Producción

Se acabó el dolor de cabeza de tener que gastar ríos de dinero con programas pesados, ineficaces, incompletos y complicados de utilizar, que al final de cuentas no resuelve en nada su problema y por fin más entorpece de lo que ayuda. Invierta en algo que realmente va a suplir sus necesidades y ayudarle de forma efectiva en la gestión de su empresa.

Con nuestras planillas usted podrá: Registrar materias primas, establecer metas de producción y controlar su productividad, stock de MP, productos, ventas y flujo de caja, Registro de Productos, Ruta de Producción, Gestión de Compras, Control de Gastos, Planificación (Metas) de Producción, Control de Producción, Orden de Producción lista para impresión, informes de producción, informes de inventario, Dashboards, Acompañe los resultados de su línea de producción con gráficos de rendimiento y eficiencia diaria de cada turno y acumulado mensual, costes fijos, costes de producción, impuestos, materia prima y más.

Visitas: