Tucucu.com
¿Sabías que si existe en la realidad la tumba de la Llorona? | El cometa de 1923 que pasó muy cerca de la Tierra | Las 60 preguntas horribles que debes evitar hacer | Las 3 formas de decir te amo en japonés | Teoría de que Bruno Mars es el hijo mayor que dijo Michael Jackson. | El coíto de los perros y porque no se le puede separar | Las islas Diomedes, a 3 kilómetros de distancia y 23h de diferencia | Ética y vergüenza en la cara | El origen del los apellidos en el mondo | Josephene Myrtle Corbin la mujer de 4 piernas |

La antigua pila eléctrica hallada en babilonia




Share on Google+

Babilonia era la capital del imperio Babilónico en la zona de Mesopotamia, a orillas del río Éufrates, ubicada a 80 km de la actual Bagdad, en Irak.

También puedes leer: La revolución en las transfusiones sanguíneas

Fue establecida como capital en el 1750 antes de Cristo y reconstruida con todo esplendor por el rey Nabucodonosor II después de su destrucción en 689 antes de Cristo por los Asirios.

Publicidad:

En Babilonia es donde estaban los Jardines Colgantes que fueron considerados una de las siete maravillas del mundo.
En 1938 el doctor Wilhelm, un arqueólogo austríaco, al revisar material almacenado en el Museo de Bagdad, halló un objeto que podría alterar drásticamente los conceptos aceptados sobre el conocimiento antiguo.

Era un recipiente de unos quince centímetros de alto de cerámica amarilla, fechado con una antiguedad de apróximadamente 2,000 años, que contenía un cilindro hecho de una hoja de cobre, de casi cuatro por doce centímetros.

La costura del cilindro estaba soldada por una mezcla de estaño 60/40, similar a la que se usa hoy en día para soldar. El fondo del cilindro estaba terminado con un disco de cobre, con los bordes doblados en forma de tapa y sellado con un material bituminoso como el asfalto.

Publicidad:

Otra capa de asfalto sellaba la parte superior, sosteniendo una varilla de hierro suspendida en el centro del cilindro de cobre. La varilla mostraba evidencias de haber sido corroída por un agente ácido.

El doctor Konig tenía conocimientos técnicos que le permitieron darse cuenta de inmediato, de que se hallaba ante una antigua pila eléctrica.

La antigua pila hallada en el Museo de Bagdad, Irak, al igual que otras que fueron desenterradas en ese país, está fechada en la época de la ocupación Partiana, entre 248 antes de Cristo y 226 después de Cristo.

Publicidad:

En el Museo de Bagdad, el doctor Konig encontró además, vasos de cobre cubiertos con una fina capa de plata, que fueron extraídos de excavaciones en sitios sumerios en el sur de Irak, fechados en por lo menos 2500 años antes de Cristo.

Haciendo una leve incisión en estos vasos, se descubrió una delgada pátina azul que es característica de los trabajos plateados por electrólisis, sobre una superficie de cobre.
Parecería ser, que los Partianos podrían haber heredado sus pilas, de una de las más antiguas civilizaciones que se conoce.

Hace unos años, se propuso que podrían haber utilizado uvas aplastadas como electrolito o quizá vinagre. Se probó una réplica de la pila de Bagdad con resultado positivo, obteniendo 0,87 V. Varias celdas en serie, habrían dado suficiente potencial, como para hacer el plateado electrolítico de pequeños objetos.

Hace unos años, Motorola publicitó un chip microprocesador, que tenía un consumo muy bajo. Al mostrar su funcionamiento se pudo observar que estaba alimentado por dos alambres hundidos en un limón y realmente funcionaba. Dos metales diferentes y un electrolito ácido es suficiente. En Internet se pueden encontrar instrucciones para hacer pilas eléctricas, con tiras de metal sumergidas en una solución de sal en agua.

De otros estudios, surge que el uso de pilas similares, podría haber sido normal en el antiguo Egipto, donde se han encontrado en diversos sitios, varios objetos con signos de haber sido plateados eléctricamente.

Hay varios hallazgos realizados en otras regiones, que sugieren que el uso de electricidad podría haber tenido gran escala. Uno de ellos es el cinturón hallado en la tumba del general chino Chu (265-316 después de Cristo) que está hecho con una aleación de ochenta y cinco por ciento de aluminio, diez por ciento de cobre y cinco por ciento de manganeso.

Fuente : Eduardo J. Carletti