Tucucu.com
Víbora es decapitada y se muerde así misma en el proceso (+Vídeo) | Por culpa de Héctor Rodríguez no habrá Feria del Ateneo de Caracas este año | Por primera vez en 30 años el gabinete presidencial de EE.UU no tendrá un latino | Perder media hora de sueño afecta al peso y al metabolismo | Oso panda juega con muñeco de nieve en Toronto (Vídeo) | ¿Por qué Chino está engordando tanto? | Ejercicio aeróbico debe ser hecho antes o despues de las pesas | Esta bebé prematura está robando corazones en internet con su sonrisa | Colocan en órbita sistema para recolectar basura espacial | Personajes de Disney en escenas de Harry Potter |

Joan Pujol: Un espía de Berlín a Choroní



Alias “Garbo” un catalán doble espía para Inglaterra y Alemania, logró infiltrar a la inteligencia alemana para manipular la información que recibía Hitler, siendo tan efectivo que influyó en los planes alemanes para el Día D en favor de los aliados, un hecho que definió el rumbo de la guerra. Sin duda uno de los espías más importantes de su tiempo.

Publicidad:

También puedes leer: Venden obra de Frida Kahlo en Estados Unidos

Se ganó la medalla del Imperio Británico y la Cruz de Hierro de Alemania, prendas que nunca sospechó su familia venezolana que tendría guardadas el que ahora era un comerciante anónimo y sencillo de las calles de Lagunillas en el Zulia y a ratos por Choroní, lugar del que quedó completamente enamorado y donde tenía otro modesto negocio.

“Mamando gallo” a ratos le decía a sus vecinos que era un espía cuando le preguntaban sobre su pasado en España, cosa que todos tomaban como broma del calvito bajito, introvertido y bonachón.

Publicidad:

¿Cómo fue a parar a Venezuela?

Al culminar la guerra y temiendo represalias de los nazis fugados se perdió del panorama, desapareció como solo él sabía y los servicios de inteligencia de Inglaterra y España le perdieron la pista. Todos lo daban por muerto.

Con todo el dinero que había reunido, que era mucho, llegó a Venezuela para montar negocios modestos, una tienda de regalos, una librería y un pequeño cine. Decía: “Choroni es el mejor lugar del mundo”.

A pesar de que era casado y con hijos, desapareció de la pista de su familia que lo creyó muerto. Joan se enamoró y formó una nueva vida con Carmen Cilia, una aragueña que le dio tres hijos, ninguno supo sino hasta 1984 quien era realmente su padre.

Después de casi 50 años de haber desaparecido, en 1984, un escritor británico de novelas de espías se dio a la tarea de buscarlo y lo encontró en Venezuela. Su historia se hizo viral en la prensa europea y fue invitado por la Corona Británica a reencontrarse con sus viejos colegas de la guerra, invitación que aceptó.

Se volvió un boom mediático y volvió a ver a su familia en Cataluña que lo daba por muerto desde 1945.

Regresó a Venezuela y murió en Caracas en 1988. Fue enterrado en su amado Choroni.