Tucucu.com
¿Sabías que si existe en la realidad la tumba de la Llorona? | El cometa de 1923 que pasó muy cerca de la Tierra | Las 60 preguntas horribles que debes evitar hacer | Las 3 formas de decir te amo en japonés | Teoría de que Bruno Mars es el hijo mayor que dijo Michael Jackson. | El coíto de los perros y porque no se le puede separar | Las islas Diomedes, a 3 kilómetros de distancia y 23h de diferencia | Ética y vergüenza en la cara | El origen del los apellidos en el mondo | Josephene Myrtle Corbin la mujer de 4 piernas |

La gran estafa del «Jeque Gozon»




Share on Google+

En el año 1982, la élite caraqueña se vio sacudida por una de las mas millonarias estafas de todos los tiempos, hecha por un «Jeque» que hacía las mejores fiestas y prometía las mejores inversiones en ese entonces. A finales de julio del año 1982, el empresario e ingeniero venezolano Juan Manuel Mezquita, viajó a la isla de Curazao por cuestiones de negocio dónde se hospedó en Hotel Hilton. En su estadía conoció a un hombre que cambiaría la cultura popular venezolana. Como es costumbre, siempre salían oportunidades en los viajes al exterior. Y necesitaba dicha oportunidad porque los precios del petróleo en ese entonces estaban en descenso. La moneda de Venezuela se encontraba sobrevaluada y se presagiaba el fin de la «Venezuela Saudita». En ese momento para cualquier empresario, todo oportunidad de negocio en aquel momento era muy importante. Luego aparece el gerente de la cadena hotelera de la isla y amigo del empresario, diciéndole que tenía buenas noticias en cuestiones de negocio se trataba. Diciendo que tenían de huésped a Alá Al Fadili Al Tamini, un gran jefe saudí, que manifestó que viene con intención de hacer grandes inversiones en la cuenta del caribe. Y que habló de más de 500 millones de dólares. Obviamente Mezquita se emocionó y buscó todas las posibilidades para hablar con el jeque. El jeque era muy reservado, desconfiado y no le gustaba que le pidieran reuniones. Y se negó a contactar al empresario. Mezquita insistía e insistía pero el jeque decía que no.
Hasta que un día accedió. Mezquita era dueño de una mina de oro en Guayana, que hasta ese momento le daba beneficios. Decidió regalarle tres frascos de dulce de leche, con pepitas de oro de su mina en tal caso la negociación salía bien. Después de regalarle esto, Mezquita le empezó a explicar los beneficios que tendría invertir en Venezuela. El jeque poco a poco fue cambiando de parecer y accediendo. Decía que quería invertir en petróleo, turismo, la banca, industria y así. La mañana del 3 de agosto, los nuevos socios y sus secretarios fueron al aeropuerto y abordaron el jet privado de Mezquita. No hacían más nada que hablar de todos los planes que tenían y todo lo bueno que esto traería al país y a ellos mismos. Muchos empresarios en Caracas estaban ansiosos de que llegara dicho personaje, esperando que todos tendrían muchísimos dólares en sus cuentas bancarias (si ok) El jeque hizo una ostentosa aparición en el Hotel Tamanaco, con sus secretarios y otros empleados que cargaban sus 20 maletas(mayormente vacías). Asimismo, todos pudieron ver qué también llevaba 12 esposas. Dieron por hecho que el tipo era increíblemente millonario. Se dirige a la recepción y empieza a hablar en inglés pero con un acento «árabe». Pide la mejor suite y le ofrecen la suite presidencial. Nunca dejo de hablar de las inversiones que haría en el país y como todo iba a funcionar bien. Para cuándo Alá llegó al país, ya estaba en boca de todos los empresarios y todos los círculos sociales. Y ahora sí empieza lo bueno. Antes de la fiesta, andaba turisteando por toda la ciudad y regalando las pepitas de oro que le había dado Mezquita, dando a entender que era muy poderoso. Se corrió el rumor de que el jeque era representante de una firma millonaria de sede en Abu Dabi (no encontré el nombre) y que además estaba interesada en hacer inversiones en Venezuela. Abrió dos cuentas corrientes, una en el Banco del Caribe por 300milBs y otra en el Banco Royal Venezolano por 60mil$
En el primero desembolso, uso un cheque para pagar una cuenta en el hotel por 30mil Bs. Pero al parecer estampó una firma «defectuosa» y el cheque rebotó. Se le devolvió y estuvo sumamente apenado, el empleado le dijo que el problema fue la firma. Luego saco 30milBs en efectivo y pago la cuenta, ganando confianza.Para la fiesta, pidió apoyo logístico del hotel y el mejor salón (obviamente). Con los mejores platillos y toda la élite caraqueña haciéndose fotos. Cabe destacar que en los años 80 era complicado el tema de comprobar los cheques. Si no tenía fondos o defectos de firma, el proceso era muy lento. Y más aún cuando eran extranjeros. En este caso tardaba el triple la comprobación. Para estar más cómodo con los presentes, el jeque contrató a una traductora que sdemas estaría encargada de la traducción de los futuros contratos.Entre los asistentes de la fiesta, además de los empresarios, también estaba el sastre de los presidentes Alvaro Clement. Al que el jeque le solicitó tres costosos trajes, cuyo pago fue un cheque con una gran suma y un extra por la premura y el buen servicio. Un día antes de la fiesta, el jeque y su gente contactaron a el gerente general de la casa Rolex en aquel tiempo y se le encargaron 90 relojes de pulsera que después regalo entre los asistentes de la fiesta, mientras convencía a todos de invertir sumas millonarias. Nuevamente, pagó con un cheque que volvería a rebotar en la entidad bancaria cuando intentaron cobrarlo. Una locura también es que, nadie le pareció raro que un musulmán bebiera whisky, comiera cochino y bailara salsa con bastante fluidez. En todas las esquinas de la fiesta de hablaba de millones y millones, pero no de bolívares si no de dólares. Alá Al Tamini, ofreció 100 millones de dólares de su fondo personal para dichas inversiones, motivando a los empresarios a desembolsar más de 10 millones de dólares.
Cuando terminó la fiesta, se cerraron muchos tratos y los miembros de la alta sociedad se fueron bien alegres. A los días siguientes, el jeque y su banda, se dedicaron a aumentar sus estafas. El desayunaba todas las mañanas con señoras de la alta sociedad, con caviar y champán. El hotel Tamanaco perdió mas de 400.000 Bs (saquen la cuenta) que nunca denunció por vergüenza de quedar en evidencia de que quedaron como unos b lo bobos. El día 25 de agosto, el jeque ofreció una última fiesta. Otra vez la élite caraqueña asistió. Los platos exquisitos y demás cosas, fueron cancelados con el último cheque falso.
A las 4 AM del 26 de agosto, el jeque hizo una reverencia y se despidió de los presentes para no ser visto más nunca. Solo en las fotos que luego fueron saliendo.
La élite caraqueña no cabía en sí de tanta vergüenza Se descubrió que las 12 esposas fueron seleccionadas por la banda en los burdeles de Caracas, mientras el jeque estaba en Curazao. Se les dijo que no dijeran nada a cambio de un gran pago. Ellas solo debian acompañar al tipo y listo. El jeque era un genio. El día de la última fiesta se quejó con el gerente de la limpieza y pidió que por favor limpiaran A FONDO su suite. Es decir que, no quedo ni medio rastro de nada para poder identificar a la banda. También usó ese último día, guantes blancos para darle esa «apariencia de elegancia» o «apariencia de persona importante». Era un fucking genio jajaja. Cuatro días antes de que llegara el jeque a Caracas, llegó un hombre a hospedarse en el hotel en la habitación de al lado donde se hospedaría el jeque y llegó sin maletas. Cuando el jeque llegó, este hombre se fue con 20 maletas llenas.
Asumieron que como era un turista El se fue de compras. Pues se dice que en las maletas había dinero, prendas, cosas de valor y todas esas maletas fueron enviadas en aviones.
Cuando el jeque ya estaba a punto de irse, el súper robo ya se había hecho días antes. La investigación del caso la llevó el comisionado nacional de la PTJ Comisario Fermín Mármol León. Que viajó a Miami dónde se sabía que había llegado el fulano jeque con toda su banda luego de salir de Venezuela.
Fue ahí donde de perdió para siempre la pista de Alá Al Tamini.

También puedes leer: ¡Sorprendente! Subastan carta de Simón Bolívar, entérese por cuánto la vendieron