Tucucu.com
Hatebreed estrena – A.D. con un video lyric muy ardiente | ¿Qué significado tiene soñar con Carne? | Circo Vulkano estrenará video durante su show en el Festival Nuevas Bandas | El carro del futuro les tomará selfies a los pasajeros | La familia Kennedy y la terrible maldición que rodea a su familia | 10 Alimentos diuréticos para bajar de peso y la presión arterial | Max Cavalera nos dice que «La gira de Roots es lo mas cercano que verán de una reunión de Sepultura» | Hitos de exploración espacial que no sabías | Aprende a calcular la edad de tu perro y tu gato | ¿Cómo se escribe “asta” o “hasta”? |

El gran poder de la mente



Un científico, quería probar una teoría. Necesitaba un voluntario que llegase hasta las últimas consecuencias. Por fin lo encontró, era un condenado a muerte que sería ejecutado en la silla eléctrica.

Publicidad:

También puedes leer: Palabras cultas: apapachar, de donde viene esta palabra

El científico le propuso al condenado, lo siguiente: él participaría de un experimento científico que consistía en hacerse un pequeño corte en el pulso, con el propósito de que su sangre fuera goteando lentamente hasta la última gota. Le explicó que tenía mínimas probabilidades de sobrevivir, pero que de todas formas, su muerte sería sin sufrimiento, ni dolor; ni siquiera se daría cuenta.

El condenado aceptó, porque morir de esta manera, era preferible a morir en la silla eléctrica. Lo colocaron en una camilla y ataron su cuerpo para que no pudiera moverse. A continuación le hicieron un pequeño corte en la muñeca y colocaron debajo de su brazo una pequeña vasija de aluminio.

Publicidad:

El corte fue superficial, sólo sus primeras capas de piel, pero fue lo suficiente para que él creyera que realmente le habían cortado las venas. Debajo de la cama, fue colocado un frasco de suero con una pequeña válvula que regulaba el paso del líquido, en forma de gotas que caían en la vasija. El condenado, podía oír el goteo y contaba cada gota de lo que creía era su sangre.

El científico, sin que el condenado lo viera, iba cerrando la válvula, para que el goteo disminuyera, con la intención de que pensara que su sangre se iba terminando.

Con el pasar de los minutos su semblante fue perdiendo color, su ritmo cardíaco se aceleraba y le hacía perder aire a sus pulmones. Cuando la desesperación llego a su punto máximo, el científico cerró por completo la válvula y entonces el condenado tuvo un paro cardíaco y murió.

El científico consiguió probar que la mente humana cumple estrictamente todo lo que percibe y que el individuo lo acepta, sea positivo o negativo, actuando sobre toda nuestra parte psíquica y orgánica.

Siempre he pensado que la mente no tiene límites cuando se engaña ella misma. Peor aun cuando no entiende las cosas y fabrica lo que puede para entender, como cuando vemos cosas que las tomamos como sobrenaturales pero que en realidad no lo son.

O como cuando te dicen, que tienes corona virus, la gente muere de pura sugestión. Tras verse toda la farsa mediática de los medios televisivos. Sin fuerza de voluntad, para dar batalla.

Hoy se sabe, que las pruebas dan positivos falsos, y negativos errados.

Hoy se sabe, que en realidad no hay peligro de muerte a menos que tengas tu sistema inmune comprometido.

Así que cuidado con la mente y sobre todo, en quienes ponemos nuestra fe.