Tucucu.com
Aterrizaje de avión que se convierte en ‘Transformer’ | 5 trucos para que el perro que pasa mucho tiempo solo en casa sea más feliz | ROMINA PALMISANO presenta su primer sencillo “Hazme Volar” | DECISION DAY – es el titulo de lo nuevo que trae SODOM | Mas del 44% de la población joven en Japón son virgenes. | Reacción de una abuela por la muerte de Fidel Castro invade las redes sociales. | Listo Samsung Note 7 puede ser reembolsado por otro nuevo y de mejor calidad. | Malnutrición y desnutrición escolar se ubica en 62%, según Asopadres. | ¿Sabes qué esta mal decir «deambular sin rumbo»? | El Libertador y su maestro se reencuentran en el Trasnocho Cultural |

Caminar vuelve al cerebro más creativo y le cura las penas


“Los caminantes no tienen obligaciones, solo el sencillo placer de liberarse paso a paso en su camino”.

Publicidad:

También puedes leer: ¡También les toca! Hoy se celebra Día Mundial de los Animales

Según el doctor José Ángel Obeso, los beneficios no se notan en el primer día, sino cuando llevamos ya una semana y caminar es un hábito más en nuestras vidas. Es entonces cuando empezamos a notar sus terapéuticos resultados:

 

Publicidad:

    1. Al caminar, el cerebro no tiene que preocuparse de nada. Cuando empieza a estimularse nuestro lóbulo frontal, ese que está relacionado con la creatividad y el estado de ánimo. Si a ello le sumamos la liberación natural de endorfinas, es entonces cuando aparece la magia. El cerebro se siente más eufórico y optimista.

 

    1.  Un mejor estado de ánimo, aparece un aumento de la creatividad. No hay presiones, la hormona del cortisol que se segrega con el estrés desaparece y se rompen esos muros que, habitualmente, nos traen el negativismo. Es el momento en que vemos las cosas de otro modo. Nos notamos más relajadas, más entusiastas, más confiadas.

 

    1.  El simple hecho de empezar a caminar por un espacio natural y abierto se convierte en un maravilloso acto de liberación y de expansión.

 

  1. Debemos buscar, ante todo, el contacto con la naturaleza. Lo ideal es que nuestros pulmones se llenen de oxigeno puro, y  también es necesario que nuestros ojos se encuentren con escenarios nuevos, con nuevos estímulos con los que se enriquezca nuestro cerebro.