¡Hijo del demonio! ¡Rata de cloaca! Estos insultos, que funcionan en español, podrían no significar nada en finlandés, holandés o francés de Quebec. Y es…